Encuadre Taxonomico
Nombres comunes
Introducción
Distribución
Clima
Suelo
Características de la madera
Repoblación
Selvicultura
Aspectos fitosanitarios
Otros Aspectos de Interés
Referencias



Encuadre Taxonomico:


División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Fagales
Familia: Betulaceae
Género: Betula
Especie: Betula celtiberica Rothmaler & Vasconcellos, sinónimo: Betula pubescens subsp. celtiberica (Rothm. & Vasc.) Rivas Mart.

Nombres Comunes:


Castellano: Abedul , abedul celtibérico.
Gallego: Bidueiro, Bido, Biduo, Bedolo.
Inglés: Downy Birch.
Vasco: Urki
Portugués: Bidoeiro
Francés: Bouleau pubescent
Italiano: Betulla pubescente
Alemán: Moorbirke
(BETULA: de BETU: nombre celta de este árbol).

external image betula_celtiberica_001.jpg


Introducción:

Los abedulares españoles presentan gran variedad y mezcla de caracteres, a veces en una misma población, incluso en una misma planta. Se puede pensar en manifestación atávica de algunos cruces, tratándose de núcleos hibridógenos. También es muy probable que las localidades de nuestros abedules hayan quedado aisladas cuando aún no estaba concluido o apenas esbozado, el proceso de especiación que condujo, en mayores latitudes a la individualización de Betula pendula y Betula pubescens (de la cual ha derivado la Betula celtiberica). En todo caso, se encuentra diversidad de combinaciones, entre variantes, de los siguientes caracteres: viscosidad e indumento de yemas; inclinación de lenticelas y glándulas de los ramillos; forma, dientes marginales, pelosidad y glándulas de las hojas; formas de escamas fructíferas y sámaras.En España, aparecen poblaciones adscritas a dos estirpes subordinadas a Betula pubescens, una de ellas la que vamos a estudiar: B. celtiberica y la otra ( para unos una microespecie y para otros una variedad) B. carpatica Waldst. & Kit. ex Willd.
La característica primordial, que diferencia a los individuos que pertenecen a la especie Betula celtiberica, es el hecho de tener ramitas jóvenes con glándulas resinosas más o menos abundantes.

Aspecto.- Árbol de hoja caediza, de crecimiento rápido, puede llegar hasta los 20 m, corteza lisa, de color blanquecino y en la base toma un color amarillento o parduzco, corteza resquebrajada; las ramas jóvenes pueden tener pelillos y también como unas vesículas amarillentas resinosas que también tienen las hojas al nacer. La copa en un principio estrecha,conica y apuntada,adquiere más tarde un volumen redondeado y abombado o irregular.Tronco recto o bien inclinado hacia un lado.Ramas inferiores cortas,péndulas.Las ramas de la región central y superior son ascendentes.Los tallos son muy largos y delgados,que en los árboles viejos penden de las ramas a modo de "velo".Detalle

Hojas.- Hojas: simples, pecioladas, alternas y caedizas de 4 a 6 cm x 3 a 5 cm, cuneiformes o truncadas en la base, agudas en el ápice y base simétrica, dentadas de forma irregular y doblemente aserradas (tiene dientes pequeños entre los largos). Cuando nacen pueden tener pelillos y se vuelve lampiña al cecer, estos pelos permanecen en las axilas de los nervios, son verde oscuro en verano y se vuelven amarillentas antes de caer. Detalle

Flores.- Las olorosas flores son hermafroditas (tienen ambos órganos sexuales, masculinos y femeninos), son polinizadas por el viento, nacen en abril. Las masculinas en amentos que salen antes que las hojas y cuelgan (1-3) al final de las ramas, tienen dos estambres con los filamentos bífidos. Las femeninas solitarias, colgantes que permanecen largo tiempo.

Fruto.- Tiene forma de nuez lenticular con dos alas membranosas. Las semillas maduran desde agosto a septiembre.

Lámina descriptiva


Distribución:


La especie Betula celtiberica, se encuentra en la Cordillera Cantábrica, Galicia, Montes de León y Zamora, Sierra de Gredos y Guadarrama, Hoz de Beteta (Cuenca) y Montes de toledo.
En Galicia, está presente en casi toda su geografía, salvo en las áreas mesomediterráneas y el cinturón termotemplado más próximo a las Rías Baixas.
Es frecuente en toda Europa y ampliamente distribuido,especialmente en terrenos arenosos,linderos de bosque o en bosques entre campiñas.En Europa meridional,solamente se encuentra en zonas de montaña.

Hábitat:
Aparece en riberas de ríos, arroyos y laderas húmedas
Se pueden distinguir dos tipos de abedulares:
los climácicos: en general por encima de los 1300 m. de altitud
Forman una estrecha franja, que no supera, normalmente, los trescientos metros, por encima de los hayedos y robledales.
En Galicia,se encuentran, en los principales macizos montañosos: Ancares, O Cebreiro, Sierra del Airibio, Xurés y del Courel, Peña Trevinca y Macizo de Manzaneda.También se pueden encontrar preciosos abedulares montanos en la Vertiente norte del Puerto de Ventana (Asturias).
En este tipo de abedulares,como vegetación asociada, se pueden encontrar las siguientes especies: Sorbus aucuparia, Ilex aquifolium, Quercus petraea, Fagus sylvatica, Erica arborea, Vaccinium myrtillus, Anemone nemorosa, Avenula sulcata, Luzula henriquessi, entre otras.
los seriales: se encuentran desde el nivel del mar hasta los 1300 m.
En este caso, las especies acompañantes, varían sustancialmente dependiendo de la ecologia donde se desarrollen los abedulares.
Si se encuentran en terrenos bien drenados,suelen acompañarles, especies como: Castanea sativa, Ilex aquifolium, Quercus robur, Sorbus aucuparia, Rubus sp., Holcus mollis, Teucrium scorodonia, Pteridium aquilinum y Dryopteris affinis.
Para abedulares higrófilos, aquellos que se encuentran en terrenos pantanosos, como especies acompañantes tenemos: Salix atrocinerea, Alnus glutinosa , Scutellaria minor, Carex lusitanica, Hydrocotile vulgaris, Iris pseudacorus, Mentha aquatica, Carex otrubae, Lithrum salicaria, Lycopus europaeus, etc.



Época de floración:

Lafloración tiene lugar entre marzo y mayo.


Clima:

Puede soportar temperaturas muy bajas. Tolera el viento y su orientación es a pleno sol. Requiere humedad, pero sin encharcar. Crece a nivel del mar, llegando también a zonas muy altas, de incluso 2000m.



Suelo:

Tolera varios tipos de suelos, aunque vegeta mejor en suelos ácidos, fértiles y bien drenados, con algo de humedad, en exposiciones soleadas o con media sombra.




Características de la madera:

La madera es dura y resistente, buena para quemar y hacer carbón. Se trabaja con facilidad, por lo que se utiliza en ebanistería, en la fabricación de aperos de labranza, calzado y de contrachapados; raras veces lo suficientemente grande para hacer vigas. También se elabora a partir de ella pasta de papel.Corteza lisa,blanco plateada,con rayas horizontales aisladas,blancogrisáceas finalmente,sobre todo en la base del tronco,cuarteado por hendiduras negras,con profundos surcos y gruesos nudos.



Repoblación:

El abedul resiste condiciones climáticas duras, como fríos invernales intensos, vientos y nevadas. Es muy resistente a heladas y alcanza en Galicia cotas no superadas por ninguna otra frondosa, llegando a los 1700 m. No soporta las condiciones climáticas mediterráneas, requiriendo elevada humedad ambiental durante casi todo el año. Así, en la Galicia meridional, con veranos más secos, aparece de forma natural únicamente en las proximidades de los cursos de agua o en zonas con suelo relativamente húmedo todo el año.
Es una especie muy rústica y poco exigente en cuanto a la calidad de los suelos, resiste los muy ácidos y pobres siempre que no sean excesivamente filtrantes, y soporta el encharcamiento estacional. Es en este sentido una excepción entre las especies frondosas, resultando muy interesante esta especie para ser utilizada como nodriza, que mejora las condiciones del suelo para la instalación posterior de otras más exigentes.
El temperamento del abedul es de luz, por lo que no le va bien, desde la primera edad, la cubierta arbórea. Se considera una especie de temperamento robusto y colonizadora. En los montes gallegos en los que vegeta bien se aprecia a menudo como coloniza los brezales y en general los matorrales de degradación avanzada, en terrenos devastados por frecuentes incendios.
La regeneración del abedul es muy buena a partir de semilla, fructificando en abundantes cosechas anuales a partir de los 10 años. Requiere sin embargo terrenos despejados para el desarrollo de las plántulas, condiciones que se dan en terrenos labrados o quemados. Brota bien de cepa aunque no de raíz.



Selvicultura:

Especie poco empleada en repoblación, los montes de abedul existentes provienen en su mayor parte de regeneración por semilla después de incendio, abandono de terrenos agrícolas o de regeneración por rebrote tras corta.
A menudo el abedul se desprecia por ser una especie que aparece por regeneración natural en los montes, casi siempre con elevadas densidades de plántulas que al crecer sin los mínimos cuidados conducen a masas impenetrables, con árboles de reducido o nulo valor comercial.
Sin embargo, la mayor relevancia selvícola del abedul es precisamente su capacidad de crecer en condiciones de suelo bastante negativas, donde tiene además un efecto de especie mejoradora que puede dar paso al empleo de otras más exigentes, con un crecimiento interesante si se le aplican actuaciones selvícolas adecuadas.
Siempre será conveniente su uso en mezcla en repoblaciones de coníferas, donde incluso en unas proporciones reducidas, como un 10% de los pies, proporciona una nota de color sin llegar a dar una gran competencia. En repoblaciones de coníferas es interesante también su uso en plantaciones en bandas para crear cortafuegos verdes. Asimismo, como se comentó, puede desempeñar la función de especie protectora secundaria, en mezcla con frondosas exigentes.
Un marco de plantación apropiado es 3 x 3 m (1100 pies/ha), debiendo emplearse planta de dos savias, a raíz desnuda, de unos 60 a 70 cm de altura. En regenerados naturales es adecuada una densidad inicial de unos 1100 pies/ha, pudiendo llegar a 1600 pies/ha, aunque lo normal sin embargo es la existencia de densidades altísimas que requieren intervenciones muy intensas y precoces. Si no se hace así las masas se autoaclaran poco a poco, pero los individuos carecen de la talla y el vigor suficientes, debido a las duras condiciones de competencia.
Este es uno de los principales problemas en los montes de la especie y dificulta la posibilidad de alcanzar diámetros de corta interesantes.
Las intervenciones de clareo deben ser por tanto tempranas e intensas, para reducir la densidad a valores del orden de 1300 pies/ha en una o, a lo sumo, dos intervenciones de corta. Estas deben ser semisistemáticas, abriendo calles para facilitar las operaciones de saca. Los productos obtenidos sólo valen para leñas, pero la actuación es totalmente indispensable.
El abedul suele presentar bifurcaciones y mala poda natural, por lo que es necesario tallarlo y podarlo. Las tallas de formación se harán entre los dos y los seis años y se efectuará una poda baja cuando la altura total sea de 6 m, con poda alta adicional que se centrará en los mejores 500 a 600 pies/ha. Estas operaciones se deben hacer a partir de mayo, ya que en la parada vegetativa invernal presenta una fuerte presión de savia que se derramaría por las heridas de poda.
El abedul es muy exigente en espacio vital, por lo que son necesarias claras vigorosas para que los árboles crezcan convenientemente en diámetro. Cuando la densidad se ha reducido a valores próximos a 1100 o 1300 pies/ha, la primera clara se realiza entre los 10 y 15 años, eliminando hasta la tercera parte de los árboles, cortando los individuos menos vigorosos y los peor conformados.
Es conveniente una selección temprana de los árboles de porvenir, operación que puede realizarse sobre los 20 años, coincidiendo con la segunda clara. La selección de los mejores 300 pies/ha no es sencilla por la tendencia del abedul gallego a bifurcarse y tener ramas gruesas, por lo que siempre surgirán problemas al elegir los pies de mejor forma y su distribución uniforme sobre el terreno (la distancia media entre árboles debe ser de unos 6 m), ya que a menudo árboles de buen porte están muy próximos entre sí. Será recomendable en este caso dar prioridad a los criterios de forma.



Aspectos fitosanitarios:

La pudrición causada por Piptoporus betulinus, la roya de las hojas debida a Melampsoridium betulinum y las escobas de bruja causadas por Taphrina betulina, son las más importantes afecciones sobre Betula celtiberica.
El abedul está indicado por sus fuertes propiedades diuréticas que lo convierten en un elemento eficaz para los edemas de origen cardíaco y la eliminación de ácido úrico.Su acción colerética ayuda a eliminar el exceso de colesterol y depurar la sangre.La infusión de la corteza de abedul es febrífuga.El cocimiento de la corteza a razón de 50 gramos por litro actúa como antiséptico y cicatrizante cuando se usa tópicamente; es eficaz en el tratamiento de llagas, úlceras, encías sangrantes, heridas; también puede utilizarse en masajes capilares para prevenir la caída del cabello.


Otros Aspectos de Interés:

Es una especie que acepta muy bien la micorrización para la producción de Boletus edulis.

Históricos

Era uno de los árboles sagrados de los celtas; representaba al dios de los vivos y los muertos.

Usos y Costumbres

La infusión de hojas y la cocción de yemas y brotes se utilizan como diurético, depurativo, antirreumático, febrífugo y vulnerario.
A partir de las hojas también se obtienen té, tintes o cosméticos.
La savia, sangrada al final del invierno y fermentada, produce vino o cerveza de abedul. También esta savia fermentada se tiene utilizado como remedio contra las inflamaciones renales y de vejiga y para disolver los cálculos de riñón.
Los extractos de este árbol se utilizan como aceite para curtir el cuero, o se fabrican cosméticos como jabón y champú.
De la corteza se hacen zuecos, canastas, cajas, etc.

Árboles singulares

Abedul de la Nava, en el ayuntamiento de Lumbreras, en La Rioja.


Referencias - Guía das árbores de Galicia. Ed. Bahia - Páginas web: www.arbolesornamentales.com www.rjbalcala.com www.apinguela.com www.uco.es


´Arboles y arbustos que se pueden ver en el jardín botánico de a Pinguela:
http://www.apinguela.com/Plantas/B/Betula-alba/betula_alba.htm
http://mx.groups.yahoo.com/group/terapiasnaturales/message/16