Edelkastanie_(Castanea_sativa)_1.jpg

Encuadre taxonómico
Nombres comunes
Introducción
Distribución
Ecología
Clima
Suelo
Características de la madera
Repoblación
Selvicultura

Aspectos fitosanitarios

Otros Aspectos de Interés
Referencias




Encuadre taxonómico:


Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Fagales
Familia Fagacea
Género: Castanea
Especie: Castanea sativa Miller




Nombres Comunes:


Español: Castaño.
Gallego: Castiñeiro.
Catalán: Castanyer.
Euskera: Gaztaña, Caztaiñondo.
Portugués: Castanheiro.
Francés: Châtaignier.
Italiano: Castagno.
Inglés: Sweet chestnut, Spanish chestnut, European chestnut.
Alemán: Edelkastanie, Esskastaie, Echtekastanie.

(SATIVA: por ser especie cultivada).



Introducción:


El castaño europeo (Castanea sativa) pertenece a la familia de las Fagaceae.
Es oriundo de la Europa meridional y el Asia Menor.
Es un árbol de gran desarrollo (entre 20-35 metros de altura) cuyo tronco llega a medir 2 metros de diámetro.

Las hojas de entre 16-28 cm de largo y 5-9 de ancho son oblongo-lanceoladas y profundamente dentadas.

Chestnuts.jpg

Las flores de ambos sexos nacen en amentos verticales de 10-20 cm de largo. Las flores masculinas en la parte superior y las femeninas en la inferior. Surgen a finales de junio y hacia el otoño, las femeninas se convierten en espinosas bellotas que contienen de 3 a 7 nueces parduzcas , conocidas como castañas , y se recogen en octubre.
Porte:




Distribución:


La especie europea se extiende básicamente por la zona mediterránea y el centro de Europa, las islas Británicas y parte de Asia. Se encuentra en las islas atlánticas de Canarias, y Madeira así como en el norte de África. Es originario del sureste de Europa y oeste de Asia siendo los romanos los que lo difundieron por Europa debido al rendimiento de su fruto en la alimentación; tradicionalmente se consideraba que la introducción en la Península Ibérica fue debida a ellos, en estudios más recientes se constata su presencia en los restos de carbón de hogueras en cuevas prehistóricas así como restos de su polen, por todo ello parece que queda clara su presencia en tiempos bastante anteriores a la romanización.


casta3.jpg





Ecología:


Es una planta mesoterma e higrófila, que prefiere sustratos silíceos como son los granitos y cuarcitas aunque también aparece sobre calizas cuando las condiciones climáticas permiten un lavado de las mismas eliminando las bases. Crece sobre suelos sueltos, frescos, profundos, sin acumulación excesiva de sales, como tierras pardas, evitando suelos compactos y muy húmedos. Aparece en comunidades de la Clase Querco - Fagetea, que están dominadas por meso y microfanerófitos, caducifolios o marcescentes, que forman bosques, prebosques y formaciones arbustivas de xerófilas a higrófilas. Son características Acer pseudoplatanus, Arum maculatum, Brachypodium sylvaticum, Castanea sativa, Corylus avellana, Dryopteris affinis, Dryopteris dilatata, Dryopteris filis-mas, Euphorbia amygdaloides, Euphorbia dulcis, Fagus sylvatica, Fraxinus excelsior, Hedera helix, Hyacinthoides non-scripta, Hypericum androsaemum, Ilex aquifolium, Lonicera periclymenum, Melittis melisophyllum, Oxalis acetosella, Poa nemoralis, Polygonatum multiflorum, Polypodium vulgare, Polystichum aculeatum, Polystichum setiferum, Prunus avium, Quercus robur, Ranunculus tuberosus, Sambucus nigra, Sorbus aria, Stellaria holostea, Symphytum tuberosum, Taxus baccata, Ulmus glabra y Viola reichenbachiana.
Requerimientos ecológicos:
Luz: Penumbra. Temperatura: Calor. Piso colino principalmente. Continentalidad: Suboceánica; no soporta heladas tardías ni temperaturas extremas. Humedad: Suelos de moderadamente secos a humedos. Acidez: Suelos ácidos; pH 3.5 - 5.5; indicadora de acidez. Nitrógeno: Suelos pobres en nitrógeno.

Mapa distribución de la especie en el sur de Europa.




Clima:


Esta especie requiere un clima suave y una humedad elevada adecuada para su crecimiento y la producción de castañas.
El frío y la sequedad son los dos factores climáticos que más limitan la presencia del castaño. Sin embargo, en los climas templados y húmedos a la vez, es donde la enfermedad de la tinta ha actuado con más virulencia diezmando las existencias. En estas circunstancias frecuentes en La Galicia litoral conviene acudir a los híbridos resistentes.
Las heladas tardías de primavera le afectan poco por la brotación tardía del castaño. Sí en cambio le afectan las bajadas bruscas de temperatura en otoño.
En las sierras del norte y oeste de Galicia, por encima de los 600 - 700 m se da mal el castaño, dejando incluso de fructificar. En la zona de contacto de su área naturalo con la del haya (p.ej. en el límite entre Galicia y Asturias) es sustituído por esta especie a partir de la cota de 700 m.
En el sureste interior de Galicia en cambio los sotos de fruto rebasan bien los 1.000 m de altitud.

En cuanto a la pluviosidad suele citarse los 700 mm como mínimo aconsejable.
Por debajo, y más en el caso de sequía veraniega, el castaño necesita un suelo con buenas reservas hídricas o aportes de agua laterales.

Por regla general en sitios ventosos vegeta mal. Aunque no son frecuentes las roturas de troncos y copas por el viento por su carácter flexible, pero si lo es que el viento lo desarraigue y tumbe cuando de una cepa salen vástagos espesos y muy desarrollados, y el sistema radical sea superficial.



Suelo:


Prefiere los suelos frescos y sueltos de climas húmedos.

El castaño es un árbol calcífugo. Por su facilidad para absorber el calcio lo absorbe de más cuando abunda, produciéndole clorosis y la muerte. No admite la presencia de caliza activa (carbonato cálcico finamente dividido) en el suelo. En cambio sí puede vivir en terrenos calizos descarbonatados.
En el extremo opuesto están los terrenos muy ácidos, con carencia casi total de calcio y una alta proporción iónica Aluminio/Calcio, donde aparecen toxicidades y carencias nutritivas para el árbol.

Vegeta bien con pH entre 4,5 y 6,5.

No gusta de suelos encharcados, compactos o muy arcillosos. Para un buen establecimiento se aconsejan suelos con profundidad de 50 cm o más, de textura, en orden decreciente de aptitud: limo-arenosa, areno-limosa, limosa o areno-arcillosa, que por el uso en el pasado no hayan dado lugar a una estructura masiva, apelmazada



Características de la madera:


Madera dura. La madera es de color marrón amarillento, de aspecto semejante a la del roble, pero sin las líneas brillantes, el lustre, el tono oscuro y la densidad que caracteriza a aquella. Al igual que en el fresno y los robles, los poros de la madera forman anillos que dan un veteado flameado muy característico en el corte tangencial, apreciado por su valor decorativo.
Características físicas de la madera: Peso medio, baja flexión y resistencia muy baja, poca elasticidad y no soporta los golpes, resistencia moderada al decaimiento y estabilidad pobre en su uso. Es madera poco dura, elástica y flexible. Es menos resistente que la de roble, pero más fácil de trabajar y más estable. Se sierra, raja, pule, clava, atornilla, lija y tiñe bien. Se curva mal en verde, pero bien en seco. Exige un secado lento y cuidadoso, por su tendencia a deformarse y agrietarse. La madera recién apeada tiene una densidad de 900 kg/m3 y secada al aire se reduce a 660 kg/m³. Resiste al ataque de los hongos, pero la albura es sensible a los insectos. El grano es medio y la fibra en general es recta, pero también puede aparecer en espiral (con las fibras en forma de hélice alrededor del tronco), lo que ocasiona pulidos defectuosos .El castaño se desarrolla bien en climas de tipo templado. Puede soportar fríos invernales acusados pero es muy sensible a las heladas tardías (primaverales), sobre todo en las laderas de solana, donde la brotación es más temprana .Se desarrolla bien en suelos ligeramente ácidos (pH entre 4,5 y 6,5) formados a partir de diferentes materiales (granitos, esquistos, areniscas), sueltos, profundos (al menos 50 cm), ricos en nutrientes pero sin acumulaciones excesivas de sales solubles. Puede tolerar condiciones edáficas muy desviadas del óptimo a costa de una reducción en sus crecimientos. Aplicaciones de trabajo: Fácilmente con las herramientas manuales o máquina y se atornillan y clavan bien, Se pega bien y se pinta y pule llegándose a un final excelente. La acidez natural tiende a causar manchas azul-negras en contacto con hierro

Madera de albura blanca y duramen pardo, con un aspecto que recuerda al de los robles pero sin vasos leñosos visibles. Resiste bien las alternativas de humedad y sequedad (incluso endurece bajo el agua) por lo que puede usarse en exteriores. La madera es blanda y de densidad mediana. Se utiliza en carpintería i ebanistería (chapas, pavimentos, toneles), construcción (postes de teléfono, puntales para minas, vallas...) y astilleros. Los brotes jóvenes se usaban tradicionalmente para aros de refuerzo en toneles y actualmente se usan como tutores en plantaciones de frutales y huerta, o para hacer bastones para andar. Las leñas no tienen mucha calidad, quemando mal y con mucho humo, por lo que se han usado los restos para obtener taninos para curtir pieles.

Anatomía de la madera: Anillos de crecimiento muy marcados, generalmente por dos o tres filas de vasos de primavera dispuestos en bandas concéntricas. Radios leñosos difícilmente visibles, incluso haciendo uso de lupa x10. Parénquima no visible, incluso haciendo uso de lupa x10. En los despieces tangenciales los vasos de gran diámetro otorgan un vistoso flameado. Textura heterogénea.

Vasos: Dispuestos en anillos porosos. De diámetro muy variable. Número máximo por mm² de 50 a 60. Diámetro muy variable de 50 a 330 µm. Grosor de las paredes de 4 a 7 µm. Punteaduras sencillas de forma elíptica con areola circular y a veces ovalada. Perforaciones simples.
Radios leñosos: de una clase, finos, uniseriados, muy raramente biseriados, numerosos y rectilíneos hasta alcanzar la altura de los vasos de primavera que se ondulan para bordearlos como consecuencia del gran diámetro de estos últimos. Número por mm. de 10 a 15. Altura máxima de 1100 a 1200 µm. Altura máxima en número de células de 25 a 30 µm. Grosor máximo de 20 a 25 µm. Homogéneos.
Fibras: poligonales y numerosas las de la zona de primavera y rectangulares y alargadas en sentido tangencial las de verano. Diámetro máximo de 20 a 25 µm. Por excepción algunas hasta 40 µm. El grosor medio de las paredes es de 3 a 4 µm para las de primavera y de 7 a 8 µm las de verano. Fibro-traqueidas presentes asociadas con las fibras, muy difíciles de localizar, sin engrosamientos helicoidales. Traqueidas presentes.
Parénquima: metatraqueal difuso y paratraqueal vasicéntrico parcial.
Contenido celular: vasos generalmente limpios, aunque algunos presentan tyllos. En las células de algunos radios hay alojadas sustancias solidificadas, así como en las células de parénquima.




Repoblación:


En Galicia se dan condiciones ecológicas bastante favorables para el crecimiento del castaño, porque muchas localidades presentan un clima templado-húmedo con matices mediterráneos y suelos profundos, derivados de rocas predominantemente ácidas.
En numerosas ocasiones se ha justificado el no repoblar con esta especie afirmando que exigía suelos de alta fertilidad, que son escasos, por lo que se proponía plantar en primer lugar otras especies, como los pinos, que mejoraran las condiciones del suelo para una posterior implantación del castaño. Sin embargo, la realidad es que el castaño es capaz de crecer con rendimientos aceptables en suelos relativamente pobres, si bien son los suelos más fértiles los que proporcionan los mejores resultados de crecimiento y calidad de la madera.
La profundidad es el parámetro más importante a tener en cuenta con respecto al suelo a la hora de repoblar con castaño, ya que este factor condiciona en gran medida la reserva de nutrientes y de humedad del suelo. El castaño requiere suelos profundos, de más de 60 cm, y preferiblemente de 100 cm de profundidad. Estos suelos serán de textura ligera a media, no despreciando la pesada si existe un contenido elevado de elementos gruesos. En pendiente es mayor la tolerancia a la pesadez del suelo. Se deben evitar los suelos de pH inferior a 4,5 y aquellos que tiendan al encharcamiento, aún siendo estacional.
Por su madera de calidad, el castaño puede ser rentable en pequeñas explotaciones, gracias a los elevados precios finales de la madera y a la existencia de un mercado que posibilita la venta de pequeños lotes o incluso de árboles individuales. Las pequeñas parcelas agrícolas, muchas de ellas ya abandonadas, que poseen muchos agricultores, constituyen un marco muy apropiado para la plantación de castaño, pues presentan en general suelos profundos y sanos, a los que no alcanza la sequía, y cuyo pequeño tamaño y configuración no las hace aptas para la agricultura moderna. Las plantaciones de castaño que con frecuencia realiza la Administración están constituidas generalmente por rodales que ocupan pequeñas vaguadas o zonas de mejor suelo en el marco de repoblaciones mayores, hechas con pinos o eucaliptos.
En general, se consideran malos terrenos para plantar con castaño los ocupados por brezo rojo, los que presentan abundancia de carqueixa o queiruga y los tojales y los jarales de jaguarzo o carpaza blanca de poca talla. Los matorrales de xestas o tojos de elevada talla, helechos o rebrotes de frondosas son indicadores de buenos suelos para la plantación de castaño.
Consideración especial merecen las repoblaciones con el objetivo de producción de castaña, las cuales, de forma genérica, se deberían realizar en terrenos agrícolas abandonados, ya que éstos presentan habitualmente condiciones idóneas para este fin, como son:
- Terreno de buena calidad.
- Poca pendiente.
- Buena profundidad de suelo.
- Adecuada fertilidad.
- Fácil acceso y, en consecuencia, mayor facilidad para realizar los cuidados y
aprovechamientos, pudiendo mecanizarse algunas actuaciones.




Selvicultura:

Foto JeffVC-Flickr.com
Foto JeffVC-Flickr.com


La silvicultura a aplicar está determinada por la finalidad de la castañeda, de manera que podemos diferenciar tratamientos para:
  • Obtención de varas o bastones. Tratamiento de monte bajo regular procedente del rebrote de los tocones con un turno de entre 4 y 6 años para obtener bastones de entre 2 y 6 m que se utilizan como refuerzo en la construcción de toneles y cajas. Actualmente se destinan con frecuencia a la construcción de bastones para andar y para tutores de plantaciones de frutales. LA producción varia entre 3 y 6 t/ha/año. Para este tipo de aprovechamiento se suelen tener entre 2.500 y 3.500 tocones en los que, si resulta rentable, se puede hacer una selección para dejar los 12 o 15 brotes de mejor calidad.
  • Obtención de perxas. Tratamiento de monte bajo regular con un turno de entre 20 y 30 años para obtener unos 1.500 pies de clases diamétricas entre 15 y 25. El tratamiento tradicional consiste en una primera selección entre los 5 y 8 años para dejar entre 3 y 5 brotes por tocón y una segunda después de 5 o 6 años eliminando la mitad de los brotes que quedan. La poca rentabilidad que, por el incremento del coste de la mano de obra, actualmente tienen los bastones han llevado a algunos propietarios a hacer una sola selección entre los 10 y 12 años dejando uno o dos pies por tocón. La producción puede variar entre 4 y 12 m3/ha/año. La madera obtenida puede tener diferentes usos como parquet, cajas, postes... pero raramente alcanza tamaños para utilizarse en carpintería o ebanistería.
  • Obtención de madera: Tratamiento de monte bajo regular con un turno de entre 40 y 60 años para obtener entre 200 y 300 pies de clases diamétricas iguales o superiores a 30 cm. En ente caso se tenemos unos 600 pies a los 20 años, 400 a los 40 y 200 a los 60. Las trozas con un diámetro mínimo de 18 cm, pueden usarse en carpintería y ebanistería y las inferiores pueden tener usos como los comentados en el apartado anterior.
  • Obtención de fruto: Se trata de plantaciones con marcos amplios (de 10 x 10, 12 x 12 o hasta 15 x 15 m) y alturas máximas de 15 o 20 m. castaños. Son plantaciones con marcos amplios (de 10 x 10 o 12 x 12 m) y alcanzan máximos de 15 o 20 m. Los pies, procedentes de semilla, se plantan sobre el terreno y tradicionalmente se injertan 3 o 4 años después. Desde hace unos años las plantaciones se hacen con híbridos resistentes a las enfermedades mas comunes de esta especie. Es interesante hacer podas de formación y en las zonas más secas también se riegan.
En Cataluña generalmente se producen perxas con un rendimiento medio de entre 5 y 7,5 m³/ha/año.
Como ejemplo de cubicación, segun el Primer Inventario Forestal Nacional con datos de la provincia de Girona, tenemos que:
Volumen en madera
VM=10,37+0,02815xD^2xH

Volumen en leñas
VL=6,9-66,77xVM+239,37865xVM^2

donde,
VM= volumen maderable
D=diámetro a 1,3 m en centímetros
H=altura total del árbol
VL=volumen en leñas

A veces se hacen plantaciones con la finalidad de obtener fruto. Este se ha usado tanto en alimentación humana como de ganado, para consumo humano se ha tostado, hervido, molido para obtener harina y últimamente se han diversificado las aplicaciones culinarias, especialmente en pastelería.
Tiene también gran valor como ornamental y es apto tanto para plantaciones lineales en carreteras y avenidas como para estar aislado en jardines.
En plantaciones para fruto la producción varia en función de los años, de la edad de los árboles, la genética, el marco de plantación, el tamaño de las copas, el tratamiento recibido... En bosques adultos sin tratamientos específicos pueden obtenerse entre 600 y 1.500 kg/ha, pero en plantaciones con ejemplares maduros y con los tratamientos adecuados pueden superarse los 8.000 kg/ha.



Aspectos fitosanitarios:


Le afectan diversas patologías entre les que podemos destacar:

El corazón anillado

Consiste en que la crecida de un año queda separada de la del año anterior depreciando así el valor de la madera. Este defecto puede obedecer a diversos motivos como heladas intensas o fuera de época, sequias, envejecimiento de los tocones, terrenos pobres, tratamientos inadecuados... Los pies procedentes de semilla son mas resistentes a este defecto.

Antracnosis del castaño

El hongo causante de esta enfermedad es el ascomiceto Mycosphaerella maculiformis (Persoon) Schroet.
En primavera y verano sobre las hojas, tanto en el haz como en el envés, aparecen unas manchas de color pardo con el borde amarillo que se extienden y confluyen por todo el limbo dándole un aspecto de mosaico característico desarrollándose sobre las mismas picnidios y cérvulos de la fase imperfecta del hongo correspondientes a dos géneros Phyllosticta maculiformis Sacc. y Cylindrosporium castaneicolum (Desm.) Berl. respectivamente. Si el ataque es fuerte, como puede suceder en años que presenten veranos lluviosos con temperaturas suaves, se enrollan y caen anticipadamente quedando así afectado el desarrollo del fruto debido a que los erizos no llegan a madurar, pudiendo entonces también observarse manchas necróticas similares a las encontradas sobre las hojas, afectando al peciolo de la hoja, al pedúnculo de la flor y a los erizos. Durante el invierno, en las hojas caídas, se forman las peritecas del hongo Mycosphaerella maculiformis (fase perfecta) que contienen ascas con ocho ascosporas tabicadas. Las peritecas son difíciles de ver ya que las hojas caídas se descomponen con facilidad en el suelo.

Estrategias de lucha: Los daños que provoca este hongo son de escasa gravedad por lo que la quema de hojas caídas en el suelo suele ser suficiente medida de control, destruyéndose así las peritecas del hongo y cortándose el ciclo evolutivo del mismo. Los tratamientos químicos con cobre son sólo recomendables en viveros.

Armillaria mellea

La Armillaria mellea (Vahl.) Kummer es un hongo basidiomiceto que se encuentra frecuentemente de forma saprófita en suelos forestales. Sobre castaño la bibliografía lo muestra como un patógeno débil, no colonizando árboles sanos. Sin embargo en nuestra comunidad, debido a las excepcionales condiciones de abundancia de agua y materia orgánica no es raro encontrarlo como patógeno primario.
Los síntomas de la enfermedad, en la parte aérea, son bastante inespecíficos (amarillecimiento y caída prematura de hojas, mala brotación, seca de ramas) pudiendo, en algunos casos, producirse una muerte súbita del árbol durante períodos de déficit hídrico.
El sistema radicular presenta unos síntomas más claros, entre los que podemos citar: consistencia húmeda y fuerte olor a moho, placas de micelio blanco-nacaradas en forma de abanico entre la corteza y la madera así como presencia de rizomorfos bajo la corteza de la raíz y a través del suelo, constituidos por agrupaciones de micelio en forma de cordones, los cuales trasmiten la enfermedad de unas plantas a otras.
Si los árboles están muy afectados pueden observarse en otoño los carpóforos del hongo presentando un sombrerillo de color miel muy característico.
El hongo inverna en forma de micelio o rizomorfos en los árboles enfermos, raíces descompuestas o en el suelo. Los rizomorfos cilíndricos se transmiten por el suelo hacia las plantas sanas adhiriéndose a las raíces mediante un mucílago. Una vez que el hongo ha penetrado, se extiende por la raíz mediante rizomorfos planos y placas miceliales en forma de abanico.
En algunos casos, si las plantas están muy próximas, la infección tiene lugar directamente por contacto entre las raíces afectadas y las sanas, sin que se formen rizomorfos.
Después de la muerte del árbol, el patógeno se desarrolla saprofíticamente sobre las raíces en descomposición y produce nuevos rizomorfos que completan el ciclo infectivo

Estrategias de lucha: El carácter saprofito del hongo, su polifagia (afecta a más de 500 especies distintas), y la presencia de rizomorfos que pueden permanecer a gran profundidad, son los factores que hacen prácticamente inviable un tratamiento químico efectivo, por lo que las medidas de control son fundamentalmente preventivas, encaminadas a reducir la dispersión de la enfermedad.
  • Medidas preventivas:
    • Evitar terrenos húmedos o zonas de fácil encharcamiento, asegurando siempre un buen drenaje.
    • Procurar no plantar en lugares previamente infectados o en zonas donde anteriormente existiesen cultivos susceptibles del ataque del hongo sin comprobar que este no está presente.
    • Eliminar cuidadosamente todo resto vegetal existente en el terreno (tocones, raíces) que puedan servir de reservorio.
    • Evitar el exceso de aportes de materia orgánica que favorecen el desarrollo del hongo y las condiciones de stress: asfixia radicular, sequía persistente, etc.
  • En caso de detectar la presencia de Armillaria:
    • Arrancar y quemar los árboles enfermos.
    • No plantar en esa misma zona durante un período de tres años

Tinta del castaño

Es una enfermedad producida por dos hongos (Phytophthora cambivora y Ph. Cinnamomi), y en muchas zonas es la patología más común. La lucha actualmente se concentra en encontrar variedades resistentes como pueden ser los híbridos de C. sativa y C. crenata, o injertos en especies resistentes como C. crenata y C. mollissima. La enfermedad de la tinta es causada por el hongo ficomiceto Phytophthora cinnamomi Rands.
Este hongo provoca un ennegrecimiento y posterior pudrición de las raíces absorbentes confiriendo una coloración negro-azulada a las zonas afectadas.
Los síntomas en la parte aérea son poco claros y pueden confundirse con los causados por una deficiencia nutricional o stress hídrico (puntas de las ramas secas, amarillecimiento y caída prematura de hojas, aborto de frutos, etc). Si las plantas están muy afectadas la pudrición puede alcanzar el cuello de la raíz agrietándose la corteza en la base del tronco y desprendiéndose con facilidad, observándose la exudación de una sustancia gomosa de color negro característico (tinta).
El micelio del hongo puede permanecer saprófito en el suelo sobre materia orgánica y ser transportado con el mismo a otras zonas. Si las condiciones, de humedad sobre todo, le son favorables (Phytophthora cinnamomi necesita agua líquida en el suelo para desarrollarse) germina y produce esporangios que liberan zoosporas móviles con dos flagelos que son atraídas por quimio y electrotactismo hacia las raíces donde penetran directamente o por zonas lesionadas.
El patógeno invade progresivamente el sistema radicular hasta que alcanza el cuello de la planta produciendo finalmente la muerte del árbol.
El hongo produce oosporas (órganos de reproducción sexual) y clamidosporas (esporas de resistencia, terminales, intercalares o en racimos) cuando las condiciones del entorno son desfavorables para su crecimiento vegetativo.
Las oosporas y clamidosporas junto con el micelio saprófito pueden ser transportados por el agua, en la tierra donde se encuentran, por el hombre en las labores agrícolas, animales, etc dispersando la enfermedad hacia otras zonas. Cuando las condiciones de humedad y temperatura del suelo son favorables (15-30 ºC) las oosporas y clamidosporas germinan, produciendo zoosporas que continúan el ciclo.
Existe otra especie de Phytophthora (Phytophora cambivora) citada también como causante de la tinta. Sin embargo, en Galicia está escasamente presente.

Estrategias de lucha: El control de este patógeno es complicado y pasa por la integración de medidas culturales, biológicas y químicas.
  • Evitar el exceso de agua y procurar mantener el suelo bien drenado.
  • Mantener las plantas bien equilibradas nutricionalmente.
  • Destruir las plantas afectadas y evitar el movimiento del suelo infectado con el calzado, herramientas, maquinaria.
  • Plantar castaños resistentes obtenidos por hibridación controlada de castaños europeos con chinos (Castanea mollissima) y japoneses (Castanea crenata).
  • No propagar castaño por semilla de la que se desconoce su procedencia y por lo tanto su resistencia.

El control químico de Phytophthora cinnamomi puede realizarse con los siguientes productos: etridiazol, metalaxil, furalaxil, fosetil-Al e hidrocloruro de propamocarb. La acción de los mismos es fundamentalmente fungistática, inhibiendo el crecimiento del micelio y la formación de esporangios, deteniendo el crecimiento del hongo en las raíces infectadas pero no destruyéndolo por lo que son particularmente efectivos aplicados como preventivos en las plantas próximas a plantas afectadas.

Chancro del castaño

Producido por el hongo Endothia parasitica y que en algunas zonas se está convirtiendo en el problema más grave. Este hongo, si bien no tiene una propagación rápida y fácil, tampoco tiene una eliminación simple y puede llegar a afectar a todos los pies de la masa matámdolos. Por su lenta propagación puede tratarse aplicando cortas a hecho con turnos cortos (de unos cinco años para obtener bastones) de forma que los rebrotes no adquieran el hongo. Este tipo de turno no debe aplicarse más de un par de veces si se quieren colver a aplicar turnos mas largos, pues se puede limitar la capacidad de desarrollo de los tocones.
El chancro del castaño es una enfermedad fúngica causada por el ascomiceto Cryphonectria parasitica (Murr.) Barr. Este hongo, patógeno de heridas, es incapaz de invadir tejidos corticales sanos, penetrando en el huésped a través de heridas de distinta naturaleza (poda, grietas, cicatrices, etc.).
El síntoma más característico consiste en la presencia de chancros sobre el tronco, ramas o renuevos, los cuales provocan un anillamiento impidiendo así la circulación de la savia, dando como resultado la muerte de brotes o ramas por encima de la lesión, pudiendo observarse en los árboles afectados puntas secas emergiendo de los pies frondosos.
En las primeras fases de la enfermedad la corteza afectada se muestra enrojecida y ligeramente hinchada, posteriormente se agrieta, apareciendo sobre la misma las fructificaciones del hongo (picnidios y peritecas) formando pequeñas pústulas amarillo-naranja, siempre y cuando las condiciones de humedad y temperatura le sean favorables. Entre la madera y la corteza se observa un micelio en láminas en abanico muy característico.
Los picnidios son los órganos de reproducción asexual, pertenecen al género Endothiella Sacc. y emiten conidios en forma de cirros que pueden ser diseminados por aves, ácaros, insectos, etc. Las peritecas constituyen los órganos de reproducción sexual, apareciendo muy hundidas en el estroma y liberando las ascosporas por un fenómeno mecánico a pocos centímetros pudiendo, posteriormente, ser trasladadas a más distancia por el viento. Tanto las picnidiosporas como las ascosporas tienen capacidad infectiva, desarrollando rápidamente la enfermedad.

Estrategias de lucha:
El chancro del castaño es una de las enfermedades más graves que afecta a los soutos gallegos; no en vano aparece recogida en la legislación, tanto europea como española, como enfermedad de cuarentena.
Los métodos de lucha para el control de este patógeno han ido evolucionando. Sin embargo, no se conoce en el momento actual uno realmente eficaz.
Existen métodos mecánicos consistentes en la eliminación de las ramas afectadas y la protección de las heridas de poda con un mástic fungicida. Sin embargo, son muy laboriosos y de eficacia limitada.
La producción de híbridos resistentes, obtenidos por el cruzamiento entre castaños europeos y japoneses o chinos no ha dado, hasta el momento, los resultados deseados, no existiendo, en este momento, un híbrido totalmente resistente.
En la actualidad los métodos de control están orientados hacia la lucha biológica con cepas hipovirulentas, entendiendo como tales aquellas cepas del hongo que provocan la cicatrización espontánea de los chancros activos al ser inoculadas en el punto de infección, antes, al mismo tiempo o posteriormente a las cepas virulentas.
Este sistema ha sido utilizado con éxito en diversa zonas de Italia, estando en fase de experimentación en nuestra comunidad.




Otros Aspectos de Interés:

Históricos

Es difícil reconocer el área natural que espontáneamente ocupó el C. sativa una vez desaparecidos los efectos de la Última glaciación (ésta terminó hace unos 10.000 años) ya que por entonces comenzó el desarrollo de la agricultura y la ganadería. En la domesticación del medio rural este árbol prestaba grandes servicios por lo que se considera fue intensamente difundido por influencias humanas. Así en la Edad Antigua se admite que los romanos ampliaron su límite norte introduciéndolo en Gran Bretaña y Centro Europa, y en la Edad Media los monjes intensificaron su difusión uniéndolo al cultivo de la vid.

Usos y Costumbres

Los castaños son árboles que han tenido una gran importancia en la mayoría de las culturas, independientemente de las especies que se traten.La castaña del castaño ha cosntituido una buena fuente de alimento cuando eran recogidas en los bosques para ser comidas crudas o cocidas.A partir de ellas también se elaboran nuerosas recetas de cremas,pasteles...Las castañas también son utilizadas como alimento para el ganado.La madera del castaño ha sido utilizada tradicionalmente para la fabricación de maderas para toneles,postes,tablas para la construcción, tablas para la fabricación de barcas,verjas...Con las varas mas finas de este árbol se fabrican cestos.Muy apreciada para la elaboración de muebles ,patas de sillas, chapado fino de muebles o ebanistería en general.De la corteza del a´rbol se extrae taninos.Se trata de una madera de textura fina,dura y muy resistente a la humedad aunque su peculiar forma de crecimiento hace que ,al trabajarla ,pueda romperse con facilidad.

Árboles singulares

Castaño de la escarpia: Arbol viejísimo situado en un pequeño huerto serrano. Se encuentra en su fase final de regresión, mostrando típicos síntomas de este proceso: tronco hueco lleno de desgarros, reiteraciones en las ramas, rebrotes basales, frutos diminutos. La edad estimada de este castaño es de unos 700 años con una altura total de 15 m, siendo el perímetro del tronco de 12.98 m.
El Castaño de los Cien Caballos, en la ladera del Etna.
Souto de Rozabales (Concello de Manzaneda - Ourense) declarado Monumento Natural por la Consellería de Medio ambiente de la Xunta de Galicia. Dentro de esta masa forestal se encuentra el Castaño de Pumbariños con un perímetro de 12,15 m.
En el Castillo de Soutomaior (Pontevedra) se pueden encontrar dos ejemplares posiblemente milenarios.


Referencias


Manual de selvicultura del Castaño en Galicia.
http://www.tinet.org/~ralturo/coscoja/arbol/fagaceae/csativa.htm
http://fichas.infojardin.com/arboles/castanea-sativa-castano.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Castanea_sativa
http://www.botanical-online.com/castano.htm
http://udias-cantabria.blogspot.com/2008_02_01_archive.html
Anatomía de frondosas españolas. L. García Esteban, A. Guindeo Casasús. Ed AITIM. 1989.

Otra Bibliografía:
AGUIN, O.; MANSILLA, J.P.; PINTOS, C.; SALINERO, C. (1998). “ARMILLARIA MELLEA, PODREDUMBRE BLANCA DE LA RAÍZ”. Ficha técnica 02/97. Estación fitopatológica “do Areeiro”. Pontevedra.
ALVAREZ, P. (1996). RECUPERACIÓN DE SOUTOS EN EL MUNICIPIO DE FONSAGRADA (LUGO). Proyecto Fin de Carrera. Escuela Politécnica Superior de Lugo. Universidad de Santiago de Compostela. 656 pp.
ARMAND, G. (1995). FEUILLUS PRÉCIEUX. CONDUITE DES PLANTATIONS EN AMBIANCE FORESTIÉRE. Institut pour le Development Forestier. París.112 pp.
BALACHOWSKY, A.S. (1966). ENTOMOLOGIE APPLIQUEE A L´AGRICULTURE. Tome II, 1 Masson et C., París. 1057 pp.
BASO, C. (1997). SITUACIÓN ACTUAL DEL MERCADO DE LA MADERA DE FRONDOSAS EN GALICIA. En: Curso sobre aspectos medioambientales y productivos de las especies de frondosas de Galicia. Xunta de Galicia. Santiago de Compostela 14-18 de Noviembre 1997. 4 pp
BERROCAL, M.; GALLARDO, J.F.; CARDEÑOSO, J.M. (1998). EL CASTAÑO. Ediciones Mundi-Prensa. Madrid. 288 pp.
BOURGEOIS, C. (1992). LE CHATAIGNIER, UN ARBRE, UN BOIS. Institut pour le Development Forestier. París. 367 pp.
BOVEY, P.; LINDER, A.; MÜLLER, O. (1975). RECHERCHES SUR LES INSECTES DES CHATAIGNES AU TESSIN (SUISSE) Schwejzerische Zeitschrift fur Forskwesen, 11: 781-820.
CABRERA, M. (1997). EL MONTE BAJO DE CASTAÑO EN ASTURIAS: ALTERNATIVAS SELVÍCOLAS. Universidad Politécnica de Madrid. Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes. Tesis Doctoral. 145 pp (inédito).
CABRERA, M; OCHOA, F. (1997). TABLAS DE PRODUCCIÓN DE CASTAÑO (Castanea sativa Mill) TRATADO A MONTE BAJO EN ASTURIAS. Actas del II Congreso Forestal Español. Pamplona. Mesa 4: 131-136
CENTRE TECHNIQUE DO BOIS ET DE L’AMEUBLEMENT. (1972). CHATAIGNIER.. París. 15 pp.
COBOS SUAREZ, P. (1989). FITOPATOLOGÍA DEL CASTAÑO (Castanea sativa Miller). Boletín de Sanidad Vegetal, nº 16: 59-68.
EVERARD, J.; CHRISTIE, J.M. (1995). SWEET CHESTNUT: SILVICULTURE, TIMBER QUALITY AND YIELD IN THE FOREST OF DEAN. Forestry, vol. 68, nº 2: 133-144.
FERNÁNDEZ, J. (1984). TÉCNICAS CULTURALES DOS SOUTOS. Publicaciones del Centro de Investigaciones Forestales de Lourizán, Pontevedra. 29 pp.
FERNÁNDEZ, J. & PEREIRA, S. (1989). O CASTAÑEIRO II: PLANTACIÓN FORESTAL Y FRUTAL DE CASTAÑEIRO. Suplemento del Boletín “El Campo”. Banco Bilbao Vizcaya.
FERNÁNDEZ, J.; PEREIRA, S. (1989). O CULTIVO DO CASTAÑEIRO, NOGUEIRA E CERDEIRA NOS SEUS ASPECTOS FORESTAL, FRUTAL E MIXTO. Revista Fouce. pp 26-39.
FERNÁNDEZ, J. (1994). PERSPECTIVAS DE LA SELVICULTURA DE FRONDOSAS PARA PRODUCCIÓN DE MADERAS DE CALIDAD EN GALICIA. Revista Agropecuaria nº 742: 418-421.
FERNÁNDEZ, J.; MIRANDA, E.; PEREIRA, S. (1995). ESQUEMA DE PRODUCCIÓN DE MATERIALES CLONALES FORESTALES Y FRUTALES DE CASTAÑO HÍBRIDO (Castanea crenata Sieb et Zucc x Castanea sativa Mill). Revista ITEA, Vol. 91(2): 61-70.
FERNANDEZ, J.; PEREIRA, S.; DÍAZ, R.; BLANCO, M. E. (1999). LA VARIABILIDAD DE LOS RECURSOS GENÉTICOS DE CASTANEA SATIVA EN ESPAÑA. Congreso de Ordenación y Gestión Sostenible de Montes. Santiago de Compostela 4-9 Octubre de 1999.
HIGUERAS, J.; CELA, M. A. RODRIGUEZ, R. J. (1997). TÉCNICAS DE REPOBLACIÓN CON FRONDOSAS. En: Curso sobre aspectos medioambientales y productivos de las especies de frondosas de Galicia. Xunta de Galicia. Santiago de Compostela 14-18 de Noviembre 1997.
HUBERT, M. (1981). CULTIVER LES ARBRES FEUILLUS POUR RÉCOLTER DU BOIS DE QUALITÉ. Institut pour le Development Forestier. París. 277 pp.
HUBERT, M.; COURRAUD, R. (1989). PODA Y FORMACIÓN DE LOS ÁRBOLES FORESTALES. Ediciones Mundi-Prensa. Madrid. 300 pp.
MANSILLA, J. P. (1984). ALGUNOS INSECTOS DEL CASTAÑO EN GALICIA. Congreso Internacional del Castaño. Pontevedra (España).
MANSILLA, J. P.; SALINERO, M. C. (1993). Pammene fasciana L. (Lep., Tortricidae) TORTRÍCIDO PRECOZ DEL CASTAÑO. Boletín de Sanidad Vegetal. Plagas; 19: 151-157.
MANSILLA, J. P.; PÉREZ, R.; SALINERO, C.; IGLESIAS, C.; (1999). INVASIÓN DE VERMES NA CASTAÑA PRODUCIDA POR Curculio elephas Gyll: INVASIÓN DE VERMES NA CASTAÑA PRODUCIDA POR LA C. fagiglandana e L. Splandana INVASIÓN DE VERMES NA CASTAÑA PRODUCIDA POR Pammene fasciana. Monografías Xunta de Galicia, Consellería de Agricultura, Gandería e Política Agroalimentaria.
MANSILLA, J. P.; PÉREZ, R.; SALINERO, C.; VELA, P.; (1999). CONTROL INTEGRADO DE LAS PLAGAS DEL CASTAÑO EN EL ÁREA DE VERÍN (ORENSE). Resultados de tres años de experiencia. Bol. San. Veg. Plagas, 25: 297-310.
MONTEIRO, M.L. (1988). A SILVICULTURA DO CASTANHEIRO NA REGIÃO DE TRÁS-OS-MONTES. Instituto Nacional de Investigação Agrária. Estação Florestal Nacional, Bragança.
MONTEIRO, M.L; SALES, J.; CARVALHO, A. (1990). CRESCIMIENTO E PRODUÇÃO DE POVOAMENTOS DE Castanea sativa Miller EM ALTO FUSTE: PRIMEIROS RESULTADOS. Comunicaciones del II Congresso Florestal Nacional. Porto 1990, 1: 360-370.
RODRIGUEZ, R.J. (1995). EL CASTAÑO: VIVEROS Y REPOBLACIONES. SELVICULTURA. PRODUCTOS. PATOLOGÍAS. En: Curso sobre Repoblación con frondosas caducifolias en Galicia Curso de Verano de la Universidad de Santiago de Compostela. Lugo 17-19 de Julio de 1995. pp. 49-69.
ROTUNDO, G.; ROTUNDO, A. (1986). PRINCIPALI FITOFAGI DELLE CASTAGNE: RECENTI ACQUISIZIONI SUL CONTROLLO CHIMICO E BIOLOGICO. Atti delle Giornate di studio sul Castagno. Caprarola (VT), 6 e 7 novembre.
STAMPS, D.J.; WATHERHOUSE, G.M.; NEWHOOK, F.J. (1990). REVISED TABULAR KEY TO THE SPECIES OF PHYTOPHTHORA. C.A.B., Mycological Papers no. 162.
TOVAL, G. (1985). LAS FRONDOSAS DEL NORTE DE ESPAÑA. Ciclo de conferencias sobre especies frondosas en Galicia. Academia Gallega de Ciencias. 28 pp.
VIEITEZ, E. et al. (1996). EL CASTAÑO. Ed. Caixa Ourense. 150-214 p.
VIEITEZ, E. (1992). PASADO, PRESENTE Y FUTURO DEL CASTAÑO. En “ Especies Frondosas na Repoboación de Galicia”. Diputación Provincial. Lugo. pp 9-44.
VILLARINO, J.J. (1997). TRATAMIENTOS SELVÍCOLAS PARA LA OBTENCIÓN DE MADERA DE CALIDAD. En: Curso sobre aspectos medioambientales y productivos de las especies de frondosas de Galicia. Xunta de Galicia. Santiago de Compostela 14-18 de Noviembre 1997.