Clasificación científica
Nombres comunes
Introducción
Ecología
Clima
Suelo
Características de la madera
Repoblación
Selvicultura
Aspectos fitosanitarios
Otros Aspectos de Interés
Referencias



Clasificación científica:

Reino:Plantae
División:Pinophyta
Clase:Pinopsida
Orden:Pinales.
Familia:Pinaceae
Género:Pinus
Subgénero:Pinus
Especie:P. pinaster
El nombre científico de la familia de las Pináceas es Pinaceae. La subfamilia es Pinoideae. Los pinos constituyen el género más representativo de la familia, Pinus. La especie a tratar es el Pinus pinaster.

Sinónimos:
Pinus pinaster Aiton = Pinus maritima Lam. =
Pinus glomerata Salisb. = Pinus escarena Risso = Pinus lemoniana Benth. = Pinus hamiltoni Ten.

Nombres comunes:

Pino marítimo, pino negral, pino resinero, pino rodeno.
Gallego: Piñeiro bravo, Piñeiro do país.

Nombres extranjeros:
Portugués: Pinheiro bravo.
Catalán: Pinastre.
Euskera: Itsas pinua.
Inglés: Cluster pine.
Francés: Pin maritime.
Italiano: Pino marittimo.
Alemán: Seestrandkiefer.

Nombre comercial:
Pino gallego. Pino de las Landas. Pino negral.

Etimología:
PINUS: nombre latino de este árbol, posiblemente derivado del celta PIN: montaña, roca, por vivir algunas especies de pinos entre penas; PINASTER: es el nombre latino de un pino silvestre o bravo.



Introducción:

El pino pinaster, cuya denominación científica es Pinus pinaster, es una conífera natural de la región mediterránea occidental y de la fachada atlántica, y que constituye masas forestales en Francia, España, Portugal, Italia, Marruecos, Argelia y Túnez. En España es el pino que ocupa de forma natural mayor superficie, siendo también con el que más se ha repoblado.

Descripción botánica:
El Pinus pinaster es un árbol de la familia de las pináceas, que alcanza una altura de 20 a 30 metros, aunque en condiciones excepcionales se han medido pinos que rondan los 40 metros (talla media que no suele pasar los 35 metros).
El tronco tiene tendencia a ser flexuoso. Las ramas aparecen a lo largo del tronco agrupadas en verticilios. Cada uno de esos grupos de ramas corresponden a un crecimiento en altura. La forma de las ramas suele ser de candelabro. Es un árbol de porte piramidal en los ejemplares jóvenes, con copa redondeada, aparasolada o irregular en los de más edad, a veces desproporcionada, por lo pequeña, con el tronco; la resinación suele modificar la silueta de los pinos. Tronco grueso, derecho. La corteza (ritidoma, consiste de tres capas, el felógeno, el floema, y el cambium vascular. Puede alcanzar cerca del 10 - 15 % del peso total del árbol), es áspera en los pinos jóvenes, luego se hace gruesa y muy resquebrajada, de gran grosor, de color pardo-rojizo, que toma una tonalidad muy oscura al contacto con el aire. Los ramillos son fuertes y de color pardo-rojizos, presentando hojas aciculares largas y erectas, que van en grupos de 2, de 10 - 27 cm. de largo, por unos 2 ó 2,5 mm. de ancho, planas o acanaladas en su cara superior, de color verde oscuro, rígidas y punzantes; se agrupan por parejas en la axila de una hoja rudimentaria escamosa, sobre un diminuto tallito (braquiblasto) provisto de una vaina membranosa que las abraza por la base. Las flores masculinas aparecen en espigas a lo largo del extremo del crecimiento anual, son amarillas y de 1 a 2 centímetros de largas. Los conos femeninos son pequeños, de color rojo a violeta y aparecen en grupos de 2 o 3 en el extremo del crecimiento, y sólo en la parte superior de la copa. Piñas aovado-cónicas, revueltas, de 8 a 22 cm., casi sentadas sobre las ramas, con escamas provistas en el dorso de un escudete piramidal rómbico, muy prominente y punzante; cada una lleva dos piñones de 6 a 8 mm., largamente alados y de color pardo-cenizos. Yemas ovoides, fusiformes, con escamas revueltas, algo blanquecinas, no resinosas. Escudetes piramidales con ombligo punzante, de color marrón rojizo reluciente o mate, bastante cubiertas de resina.
Sistema radical muy fuerte, con raíz principal penetrante y secundarias muy desarrolladas.
Los pinos pueden tener cada año uno o dos crecimientos en altura. El segundo, si existe, da lugar a un verticilio de ramas de menores dimensiones, por lo que si contamos el número de verticilios importantes podremos conocer de forma aproximada la edad del árbol. Esto es casi imposible en los pinos viejos, que habrán perdido las ramas de la parte inferior del tronco.
Longevidad: 200-300 años.

Generalidades:
El Pinus pinaster Ait., llamado vulgarmente en España pino negral (por lo oscuro de su corteza), pino gallego (por la gran superficie cubierta por esta especie en Galicia) e internacionalmente pino de Las Landas (por la gran extensión que ocupa en esta región francesa) y sobre todo, pino marítimo (que es el nombre más conocido en toda Europa), posee dos subespecies:
  • Subespecie mesogeensis o mediterránea (Pinus pinaster subsp. mesogeensis): Su área se limita a una zona de las provincias de Ciudad Real y Cuenca, extendiéndose hoy día a gran parte de España, con especial importancia en la Zona Centro-Este y Sur. También existe algo en Galicia, con semillas procedentes de Segovia, aunque con poca importancia, estando la mayoría hibridada con la otra subespecie. También se extiende por Italia y Norte de África. Esta subespecie se desarrolla en suelos pardo calizos. Ocupa grandes extensiones de los pisos meso y supramediterráneo en el dominio de los bosques esclerófilos. Es más tolerante que la subespecie atlántica, y se diferencia de ella, en que la madera es más resinosa y de mayor densidad, aunque menos dura y resistente. De crecimiento más lento que la subespecie marítima, aunque llega a alcanzar mayor talla.
  • Subespecie atlántica o marítima (Pinus pinaster subsp. atlantica): Su área natural comprende fundamentalmente la zona de Las Landas en Francia, extendiéndose actualmente a otras regiones. En España ocupa la zona norte, con especial incidencia en Galicia (en donde se encuentran más del 90% de sus masas forestales), donde según los registros polínicos son muy recientes y que provienen por repoblación de unas manchas naturales existentes en el norte de Portugal. Esta subespecie se asienta en terrenos silíceos, es poco tolerante a la cal y prefiere suelos del tipo ranker húmedo y tierra parda húmeda, en clima de elevada pluviometría. Es la subespecie dominante en Galicia, salvo pequeñas repoblaciones o hibridaciones; así pues en lo sucesivo al conjunto de Pino pinaster existente en Galicia se le denomina pino gallego.




Ecología:

Se encuentra preferentemente en suelos pobres, arenosos y ácidos, por lo que es frecuente en los sistemas dunares costeros, aunque no es exclusivo de este medio y se presenta en zonas próximas a la costa aunque puede alcanzar los 1500 metros de altitud.

Autoecología:
Sensible a heladas extremas, y a la rotura de ramas. Necesita luz y humedad atmosférica adecuadas (aunque soporte las sequías estivales).

Mapa distribución Pinus pinaster en Europa.


Clima:


El Pinus pinaster es una especie que necesita bastante sol, por eso su orientacion tiene que ser cara al sol. En cuanto a las precepitaciones necesita una media anual mayor de 300 mm, pero de mayo a septiembre necesita una cantidad de agua superior a los 77mm. A lo que se refiere a temperatura, necesita una temperatura media, en el invierno, entre los 0 y 12ºC mientras que en el verano la temperatura tiene que rondar entre los 15 y 26ºC. Necesita luz y temperatura adecuadas,aunque soporta las sequias estibales.sensible a las heladas extremas,y a la rotura de ramas En resumen: climas calidos, no resite frios prolongados.
En referencia a las condiciones climáticas, soporta bien la sequía estacional que puede existir tanto en Asturias como en Galicia. Sus limitaciones vienen dadas por su pequeña resistencia a frío, viento y/o nieve. Las mejores calidades se presentan en cotas inferiores a los 400 metros y a partir de los 800-900 metros las roturas de ramas y copas y las deformaciones desaconsejan la utilización de esta especie. Esporádicamente, en zonas intermedias, se pueden observar esos mismos daños, siendo más patentes en cumbres y collados.

Suelo:


No es especie exigente en cuanto a profundidad del suelo. Con profundidad de suelo inferior a 30 cm el Pino pinaster vive y crece, aunque alcanza cifras de crecimiento reducidas ya que en esas condiciones se dan las peores calidades. El Galicia el Pino pinaster suele vivir en suelos asentados sobre rocas silíceas, siendo más favorables las que dan lugar a suelos sueltos y ligeros: granitos, gneis y granodioritas. Tolera mal el encharcamiento y no puede considerarse como opción razonable en suelos de textura pesada.


Características de la madera:

Un defecto común asociado al pino pinaster es la falta de rectitud del fuste. Esta circunstancia suele estar originada por un crecimiento desigual en diámetro y por la presencia de madera de compresión en gran parte del tronco. Estos defectos de forma, que están fuertemente influenciados por factores ambientales y funcionales del árbol, pueden corregirse utilizando planta mejorada genéticamente y/o técnicas selvícolas específicas.
La aparición de curvaturas en el árbol provoca que éste genere, en la parte comprimida del tronco, madera de compresión destinada a reorientar el árbol a la posición vertical. Esta madera puede ser fácilmente reconocida por su fuerte coloración, anillos anormalmente anchos, gran excentricidad y densidades anormalmente altas. Una vez seca, este tipo de madera merma notablemente en dirección longitudinal. Este defecto condiciona su utilización en aplicaciones de construcción.
La presencia de curvaturas en las trozas incide en el rendimiento del aserrado industrial de la madera. Por esta razón, uno de los destinos más habituales de la madera de pino pinaster corresponde a su utilización en envases, embalajes y palets. En estas aplicaciones, la madera se transforma en longitudes pequeñas, minimizando la incidencia de las curvaturas del tronco. Por ello, a diferencia de otras especies de coníferas europeas que suelen procesarse en longitudes de hasta 6 metros, en el pino marítimo, de forma general, no se superan los 2,5 m.

Anatomía de la madera: Madera con anillos de crecimiento diferenciados, con canales resiníferos fisiológicos, de células epiteliales delgadas, con un diámetro medio en torno a 100 µm. Traqueidas de sección circular y cuadrada, en número de 2100 por mm ², y un diámetro medio de 17 a 25 µm. Parénquima longitudinal ausente o escaso. Traqueidas longitudinales con engrosamientos helicoidales no en todas las traqueidas, presentes tanto en la madera de primavera como en la de otoño. Punteaduras areoladas presentes en las paredes tangenciales de las traqueidas longitudinales, con un diámetro medio de 8 a 10 µm. Radios leñosos uniseriados y pluriseriados debido a la presencia de canales resiníferos fisiológicos transversales, de 1 a 12 células de altura los uniseriados. Su número por mm² se encuentra en torno a los 45. Las punteaduras areoladas de las paredes radiales de las traqueidas longitudinales son redondeadas de abertura circular, y se disponen en filas uniseriadas, siendo su diámetro medio de 18 µm. Radios leñosos heterogéneos, con traqueidas radiales lisas, en posición alterna y sin engrosamientos helicoidales. Parénquima radial de paredes axiales lisas y noduladas y horizontales punteadas. Punteaduras de los campos de cruce de tipo ventana, normalmente de 1 a 2 punteaduras por campo, pudiendo llegar hasta 3, con un diámetro medio de 16 a 20 µm.

Características físicas Galicia Aquitania Portugal

Media Z Viana Z. Leiria
Peso específico verde (kg/m3) - - 1.000 - -
Peso específico anhidro (kg/m3) 455 - - - -Peso específico al 12% (kg/m3) 476, 564 [470-658] , 510 [470-650], 565 ,640Peso seco volumétrico saturado (kg/m3)398 - - -Densidad básica (kg/m3) - 480 [350-645] - - -Contracción volumétrica Total (%) 14,54 11,9 [10 – 15] 1 3,2 – 16,7 14,6 16,7Unitaria 0,45 - 0,52 – 0,57, 0,52 ,0,57Higroscopicidad 2,61 x 10-3 - - -Punto de saturación de las fibras (%) 34 - - 28 30
Contracción lineal
a) Tangencial Total (%) 7 ,59 7,7 [4,2 – 9,9] 7,2 – 10,1 9,0 10,1
Unitaria 0,25 - - 0,32 0,34
b) Radial Total (%) 4,09 4,6 [2,5 – 6,6] 4,1 – 6,0 6,0 6,0
Unitaria 0,14 - - 0,21 0,20
Dureza Monnin 2,6 – 3,1 - 2,2 – 4,2 3,6 2,2
Aplicaciones industriales de la madera de Pino pinaster.


Repoblación:

En Galicia parece haber estado presente como especie natural, aunque de forma bastante puntual y asociado a los arenales costeros. Pero, sin duda, la gran expansión de su área se debe a la acción del hombre, que utilizó este árbol en repoblación desde el siglo XVIII. Esas repoblaciones fueron realizadas por los mismos campesinos, que sembraban en sus fincas semilla procedente de Portugal, a menudo en mezcla con cereal o tojo.
En el siglo XIX el Pino pinaster se extiende por toda la Galicia costera y por el occidente asturiano, siempre en cotas bajas.
Ya en el siglo XX son las administraciones públicas las que, con sus programas de repoblación, más aumentan la superficie ocupada por esta especie. Se consiguen unos resultados desiguales en cuanto a calidad de las masas, ya que en ciertos casos se empleó en condiciones estacionales límite, o bien se partió de semilla de origen no adecuado. La actividad selvícola desarrollada se liga a una floreciente industria de aserrado, casi siempre de carácter familiar.
En la actualidad, y si se comparan los datos de superficie dados por los inventarios forestales, se aprecia una reducción de las 621.000 ha existentes en 1972 a 470.000 ha en 1986. Esto se debe sobre todo a la sustitución por el eucalipto, especie que en la zona costera se prefiere por su rapidez de crecimiento y que ha regenerado con facilidad tras los incendios. Los propietarios privados han perdido en buena parte su interés por repoblar con el pinaster.
Sin dudar de las excelentes aptitudes productivas del eucalipto y pino radiata, creo necesario hacer las siguientes consideraciones:
Consideraciones sobre el pino pinaster:
1.- El pino gallego es un árbol enormemente frugal que vive y crece sobre suelos muy someros, arenosos y poco fértiles, donde otras especies no serían una alternativa productiva.

2.- El pino gallego resiste más el frío que el eucalipto, pudiendo usarse en repoblación a altitudes limitantes para éste (500 - 800 metros).

3.- El pino pinaster tiene facilidad para regenerar de forma natural, por lo que con los cuidados selvícolas necesarios pueden ahorrarse los costes de repoblación tras la corta final.

4.- El paisaje costero gallego ha estado caracterizado durante más de 300 años por la presencia del pino del país.

5.- Las mejores calidades de pino gallego costero ofrecen unos crecimientos medios máximos de unos 20 m3/ha año, con turnos de corta de 30 años, lo que indica la capacidad productiva de nuestro pino.


La característica fundamental del pino gallego para usarlo en repoblación es su gran resistencia a suelos de escasa fertilidad y muy arenosos, donde pocas especies de interés económico pueden prosperar.
(...)


Se recomiendan densidades de plantación de 1200-1400 pies/ha que pasarán a ser de 600-800 pies/ha a final de turno.
Especies acompañantes: Rebollo, roble del país, abedul.


Selvicultura:

En los últimos tiempos, los marcos de plantación más utilizados son 2 x 3, 2,5 x 3 o 3 x 3 metros que, respectivamente, corresponden a unas densidades iniciales de 1.670, 1.330 o 1.110 pies por hectárea. Cuando se opta por densidades elevadas de plantación (1.600- 2.000 plantas por hectárea) se recomienda realizar una primera corta a los 8 o 10 años para reducir la competencia entre árboles. Si se opta por densidades bajas (1.000-1.350 plantas por hectárea) es preciso realizar una repoblación especialmente cuidadosa para prevenir una incidencia de marras excesiva. En este caso, cabe realizar una reposición para mantener la densidad requerida. De cualquier modo, conviene efectuar una poda temprana para evitar un excesivo engrosamiento de las ramas. Los desbroces son indispensables cuando los pinos son jóvenes. Una vez que han dominado al matorral, a partir de los 10 años de edad, estas operaciones dejan de realizarse salvo para facilitar operaciones de poda o preparar el pinar para un aprovechamiento ganadero que contribuirá a reducir el riesgo de incendio.
Durante muchos años la selvicultura del pino pinaster en monte regular se ha caracterizado por el mantenimiento de densidades elevadas, procurando aprovechar toda la capacidad productiva del monte. Se obtenían así elevadas cantidades de madera de pequeña dimensión que han sido destinadas mayoritariamente a la industria de trituración. Hasta hace 2-3 décadas se utilizaban turnos de corta de 25-30 años. En la actualidad, las condiciones del mercado hacen que sea aconsejable orientar la selvicultura hacia la producción preferente de pinos de diámetro elevado, cuya madera se emplea enla industria de aserrado o chapa. De este modo, se aplican turnos de 30 a 40 años para asegurar que los diámetros de los árboles que lleguen a la corta final alcancen entre 35 y 40 cm. Para ello es necesaria la realización de claras fuertes y el mantenimiento de densidades más bajas. La madera obtenida en las claras puede emplearse en la industria de trituración e incluso en la industria de aserrado (en el caso de las trozas inferiores de los árboles extraídos en las últimas claras).

Año Actuación:
0 Plantación de 1.670 pies por ha.15 Clara de 670 pies por ha. (quedan en pie 1.000 pinos por ha.)20 Clara de 300 pies por ha. (quedan en pie 700 pinos por ha.)25 Clara de 250 pies por ha. (quedan en pie 450 pinos por ha.)35 Corta final de 450 pinos por ha.

Turno variable, muy corto 35-40 años en Galicia, y medio 70-90 años en el resto de españa. Se trata por cortas a hecho, seguidas de repoblacion natural o artificial. También por aclareo sucesivo uniforme. Ha sido frecuentemente resinado, especialmente en castilla.

Número de árboles de calidad a obtener: A los 35 años 75 pies de calidad, a los 50 años 400 pies.
Objetivo de calidad: longitud del fuste limpio sin defectos y recto (10-15 m). Diámetro normal mínimo de 40 cm. Importante aumento de valor a partir de 55 cm.

El pino pinaster de procedencia gallega tiene la característica de que las ramas inferiores mueren rápidamente al distanciarse de la guía, incluso con densidades bajas, si bien permanecen largo tiempo muertas y adheridas al tronco. Esta circunstancia provoca la formación de nudos muertos que pueden depreciar considerablemente la madera. La poda del pino pinaster tiene el objetivo fundamental de evitar la formación de nudos en piezas gruesas aptas para producir madera aserrada o chapa. Si se realiza de forma adecuada, esta operación no tiene un efecto negativo sobre el crecimiento en altura de los árboles. La situación óptima es la poda de pinos con diámetro normal de 10 a 15 cm, aplicando el siguiente pauta:
- Poda hasta los 2 metros de altura en todos los árboles, cuando la altura alcanza los 5 - 7 metros y el diámetro normal medio es de unos 10 cm.
- Poda hasta 3 metros de altura, cuando el diámetro medio alcanza unos 18 cm. Se podan sólo los mejores 400 - 600 pies por ha. Suele coincidir con la primera clara.
De esta forma, se asegura que la primera troza esté libre denudos, exceptuando un cilindro interior de 10 cm de diámetro.

Ref. Aplicaciones industriales de la madera del Pino pinaster. Autores: Fernando Sanz, Stéphane Latour, Mário Neves, Emmanuel Bastet, Didier Pischedda, Gonzalo Piñeiro, Thierry Gauthier, Jean Lesbats, Christian Plantier, Anabela Marques, Jean-Denis Lanvin, José António Santos, Manuel Touza, Francisco Pedras, Jacques Parrot, Didier Reulingy Carlos Faria

Manual de selvicultura del pinus pinaster



Aspectos fitosanitarios:

Existe gran variedad de enfermedades provocadas por hongos de pudrición que afectan a esta especie como Armillaria mellea, Cenangium ferruginosum, Fomes pini, Fomes pinicola, Lophodermium pinastri, Perdermium pini y Diplodia acicola.
Entre las plagas más difundidas en sus masas podemos citar Thaumeotopea pityocampa (Procesionaria del pino), Dendrolymus pini, Pissodes notatus, Ryacionia buoliana, Ryacionia duplana o Blastophagus piniperda.
Sus ramas son parasitadas por muérdago de forma abundante.

Defoliadores:
Dentro de los insectos quizás el de mayor repercusión sea la Procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) que causa fuertes defoliaciones; no obstante Pinus pinaster está encuadrado dentro del segundo grupo en orden a la susceptibilidad, siendo por ejemplo mucho mayor la del pino insigne. Otros daños son los causados por los pelos urticantes en personas y animales, provocando alergias pulmonares e irritación en piel y ojos.
Los síntomas característicos de presencia de Procesionaria son los clásicos bolsones o nidos de invierno que forma en las ramas de una manera definitiva a partir del tercer estadio de desarrollo y los prenidos construidos con seda, más ligeros y menos voluminosos, que construye durante el verano y el otoño.
Para su control se utilizan tratamientos químicos de forma masiva con productos inhibidores del crecimiento como Diflubenzurón, Hexaflumurón, Triflumurón o Bacillus thurigiensis. Como estrategia de lucha es importante la lucha integrada mediante el empleo de feromonas sexuales colocadas a comienzos de Julio; con ello logramos conocer la curva de vuelo y la época aproximada de eclosión de los huevos que tendrá lugar entre 30-40 días después del apareamiento, momento en el que comenzarían los tratamientos. No debemos olvidar la marcada diapausa de 2 a 4 años que tiene Procesionaria del Pino: esto es importante, pues cada 4 años se pueden producir ataques de mayor importancia. Si el ataque es poco importante se puede recurrir a cortar las ramas que tienen los bolsones (nidos de invierno) o prebolsones (verano-otoño) y posteriormente quemarlos.

Perforadores:

Ips sexdentatus:
Se trata de un perforador perteneciente a la familia de los Scolytidos. De adulto mide de 5.5-8 mm de longitud. Generalmente tiene 2 generaciones al año y en algunos casos 3. La ivernación la realiza en forma de larva o de ninfa debajo de la corteza de los pies afectados. Los síntomas y daños que provoca son desecación de las acículas como consecuencia del corte de fluido en los vasos, resinación y las típicas galerías debajo de la corteza; éstas comprenden una zona central de la que parten de 3 a 5 galerías maternas de 15 a 35 cm de longitud. De estas galerías parten en sentido perpendicular las galerías larvarias.
En general los Scolytidos son parásitos de decaimiento, por lo que como medidas culturales para su control se aconseja:
  1. Cortar y quemar las ramas afectadas.
  2. Arrancar y quemar los pies muy atacados.
  3. Favorecer las medidas culturales apropiadas para un buen crecimiento y vigor de los árboles: evitar los excesos o la falta de agua y aportar abonados suficientes y equilibrados.
  4. Evitar el almacenamiento de madera cerca de las plantaciones.
  5. En caso de ser necesario el tratamiento con productos químicos, éste se realizará durante los períodos de emergencia de adultos con alfacipermetrin, deltametrin (en tratamientos localizados y árboles cebo) y fenitrotión (en tratamientos localizados y árboles cebo).

Hylobius abietis:
Se trata de un perforador muy dañino, sobre todo en repoblaciones. Tiene una generación al año, aunque puede tener dos, invernando en forma de adulto entre la hojarasca del suelo o en las cámaras de pupación.
Los adultos roen la corteza en placas irregulares de 1 a 2 cm. Hylobius puede descortezar completamente las plantas jóvenes y provocar su muerte. Los períodos de daño se producen de Abril a comienzos de Julio, en caso de tener dos generaciones al año se produce otro período de daño en Agosto-Septiembre. La higiene del monte es el mejor método para evitar la excesiva reproducción de esta especie. En caso de tener que realizar una intervención química, ésta irá dirigida contra los adultos en los períodos de Abril-Mayo y Agosto-Septiembre, y los productos utilizados serán alfacipermetrin a la dosis de 0.03-0.04% del formulado o deltametrin a la dosis de 0.01-0,02% del formulado (siempre en tratamientos localizados o árbol cebo).

Chupadores:

Matsucoccus feytaudi Homóptero Margarodidae:
Se trata de una cochinilla específica de Pinus pinaster. Se conoce su presencia en Galicia desde hace unos 20 años en los que no ha causado ningún tipo de problema. Este insecto, causó graves daños en Francia en el macizo de Maures y Esterel. Aunque su ciclo en España no está bien estudiado, parece que tiene una generación al año, coincidiendo con condiciones ecológicas desfavorables. Los daños son provocados por las larvas al fijarse en el fondo de las hendiduras de la corteza del tronco, clavando sus largos estiletes, lo que da origen a abundante resinación, a un amarilleamiento de los brotes a partir de la base del árbol y posteriormente a su muerte.
Los daños primarios inducen a un debilitamiento de los árboles, lo que provoca la aparición de perforadores como Pissodes notatus o Tomicus piniparda. Hasta el momento no ha sido necesario realizar medidas de control.

Leucaspis pini:
Se trata de un chupador de color blanco, con forma de mejillón, que se encuentra sobre acículas de pino. Su daño es más aparatoso que peligroso: los ataques suelen ser localizados, los árboles atacados pierden las acículas (incluso puede secar alguna ramilla), pero no existe peligro de muerte.
En caso de ser necesario tratar se puede hacer con una emulsión acuosa de un aceite mineral, en dosis de 1 a 2% durante el período vegetativo o con emulsiones acuosas de malatión al 0,2% de producto activo.
Otros insectos que también pueden afectar a árboles debilitados de Pinus pinaster son: Tomicus piniperda, Hylurgus ligniperda, Orthotomicus erosus. Sobre piñas se observan con frecuencia larvas de Dioryctria mendacella y de Pissodes validirrostris, pero sin constituir demasiados problemas. Sobre acículas es frecuente encontrar algún lepidóptero minador de escasa importancia.

Enfermedades:

Respecto a problemas patológicos, en estos momentos son dos los que causan serios daños al Pinus pinaster: de un lado los provocados por la podredumbre radicular y de otro los denominados rojos cryptogámicos. Armillaria mellea sensu lato se encuentra ampliamente distribuida en Galicia sobre coníferas habiéndose detectado también la presencia de Armillaría ostoyae.
Armillaria ataca a árboles jóvenes cuando el sistema radicular presenta alguna herida, o bien a árboles en condiciones ambientales estresantes o de decaimiento de las plantas como sequía persistente, frío, asfixia radicular, humedad de suelo, compactación de suelo, ataque de insectos defoliadores o replantación sobre suelos infectados. Su propagación se efectúa por rizomorfos o por contacto entre raíces enfermas y sanas. Los síntomas para detectar presencia de Armillaria son:
Sobre la parte aérea:
  • Amarilleamiento y caída prematura de acículas.
  • Muerte de ramillas y después de ramas, sobre todo en verano.
Sobre la parte subterránea y cuello:
  • Entre la corteza y la madera aparición de un fieltro blanco y espeso con la consistencia de piel de gamuza que se extiende en abanico. Presencia de Rizomorfos a modo de cordones aplanados de color blanco o marrón.
  • La madera presenta una podredumbre fibrosa y seca.
En la zona (plantación):
  • Aparición de rodales decaídos y posteriormente muertos. Todo lleva a la destrucción del sistema radicular con lo que se perturba la alimentación del árbol atacado, provocándole en poco tiempo a la muerte.
  • No existen por el momento medidas de control eficaces, por lo que la estrategia de lucha va encaminada a favorecer el vigor de las plantas mediante medidas culturales adecuadas. A la hora de plantar, es preferible escoger las zonas con suelos ligeros y aireados. Se debe evitar plantar sobre lugares previamente infectados. Es necesario arrancar y quemar los árboles enfermos y las plantas aparentemente sanas de las proximidades. Las zonas donde se arrancó un árbol con Armillaria pueden desinfectarse con dazomet o con un producto de desinfección total.
Provocando rojos cryptogámicos sobre acículas nos encontrarnos con los Lophodermium, sobre todo Lophodermium pinastri, Lophodermium seditiosum y Lophodermium conigenun así como sus formas imperfectas Leptostroma pinastri y Leptostroma pinorum.
Es frecuente observar, durante la primavera, enrojecimientos espectaculares de los pinos; las acículas se vuelven marrones y terminan por caer, parcial o totalmente. Estas anomalías son a veces preocupantes cuando se manifiestan sobre numerosos individuos al mismo tiempo. Los factores que provocan la aparición de los rojos cryptogámicos son sobre todo los veranos lluviosos y la altura de las plantas: las esporas solo son proyectadas a escasa altura, es decir, los árboles se ven afectados en su tercio inferior.
Los síntomas, como ya apuntamos, son enrojecimientos de las acículas y sobre las acículas secas desarrollo de fructificaciones en forma de grano de café, de alrededor de 1 mm, hacia el mes de Junio.
La contaminación se produce a partir de las fructificaciones, sobre acículas secas, que se encuentren fundamentalmente en el suelo. Así pues todas las medidas que puedan acelerar el crecimiento de los pinos en la edad más joven resultarán más favorables: eliminación de malas hierbas, aireación de las masas, eliminación de los restos de poda y si fuera posible de las acículas caídas, pero todo ello solo es posible en viveros.
La lucha química es difícil pero podría realizarse cuando se produjeran infestaciones importantes, sobre todo en viveros, con ciproconazol a razón de 80 ml de producto comercial por hectolitro.
Otro hongo que provoca enrojecimiento de acículas es Cyclaneusma niveum. Este hongo se encuentra ampliamente distribuido en el mundo. Bajo ciertas condiciones ambientales provoca la caída prematura de las acículas. En general, la infección tiene lugar hacia mediados de invierno; varios meses después, se desarrolla una etapa de incubación sin síntomas hasta que al verano siguiente las acículas toman un color amarillento o rojizo y caen al suelo. Desde septiembre y hacia el invierno se forman en las acículas los cuerpos de fructificación, que son de color crema claro y al absorber humedad toman una forma abultada como cojinetes, de modo que la epidermis es empujada hacia afuera abriendo un par de puertas. Se pueden tomar, para su control, las mismas medidas que para Lophodermium.
Otros hongos encontrados frecuentemente sobre acículas son Pestalotia funerea, Sphaeropsis sapinea o Botrytis cinerea. Así mismo, es frecuente encontrarse, como consecuencia de las quemas de los restos de podas en los montes a Leptographium gallaeciae.
Otros agentes que nos podemos encontrar con cierta frecuencia son las Royas de los Pinos, sobre todo Coleosporium senecionis y Melampsora pinitorqua. Los síntomas de presencia de Coleosporium senecionis son la aparición sobre las acículas de protuberancias marrones, espermagonios, en Marzo, y de vesículas blancas, ecidias, durante Abril-Mayo. En el caso de Melampsora pinitorqua los síntomas sobre pino se presentan mediante la deformación característica en forma de "S" de los brotes a partir de Mayo-Junio. En ambos casos terminan secándose las acículas y los brotes, respectivamente, de los pinos. Los factores favorables para el desarrollo de estas royas son temperaturas entre 15 y 20 ºC y humedad, así como la presencia del huésped alternativo. La mejor forma de controlar estas royas es eliminando los huéspedes alternativos, en este caso el senecio y los chopos

Otros aspectos de interés:

Históricos:

Usos y Costumbres:

La madera de mejor calidad es destinada a la carpintería y a la ebanistería. Las de menor calidad son destinadas a encofrados, a la construcción naval y en la fabricación de envases. Entre los muchos usos de la madera del Pinus pinaster la minería, la fabricación de cajas, pasta para papel, traviesas para vías férreas, postes telefónicos y de luz, paneles de madera, muebles, parqués, artesanado, revestimientos de paredes, contrachapeado, etc. Se tala a veces por su madera, pero su valor principal lo constituye su resina, que proporciona un aceite de trementina de gran calidad. Su corteza se raja en sentido diagonal para que fluya la resina lentamente o se rocía el corte con ácido sulfúrico diluido para fomentar el exudado de la resina. De sus hojas se extrae un aceite esencial balsámico utilizado en medicina y perfumería.
El Pinus pinaster también es utilizado para la fijación de dunas y suelos arenosos, así como de forma ornamental en parques y jardines.
Los mástiles de los barcos de una pieza son de pinos de esta especie.

Árboles singulares:

- Pino de los Dos Hermanos (Villalongo del Cabriel, Valencia): Se trata de un ábol de tronco corto que se divide a 1,40 metros en dos gruesos cimales. Presenta una copa clara e irregular de lóbulos agudos, formada por ramas verticiladas en el tercio superior del árbol. Tiene una corteza atractiva, con grandes teselas de color pardo-rojizo separadas por surcos de viso amoratado, a lo largo del tronco y los cimales.
Se observan en su copa daños causados por agentes atmosféricos, por lo que quizás fueran necesarias medidas mecánicas (ayudas estáticas) para asegurar su conservación.
Hace unos 40 años este ejemplar fue marcado para su tala, pero el ayuntamiento y el pueblo se opusieron a ella.
Características morfológicas: Altura: 25 m.; perímetro del tronco en la base: 4,9 m.; diámetro de la copa proyectada sobre el suelo: 20 m.
Edad estimada: 150 años.

Medicinal:
Propiedades: Estimulante.
Hábitat: Vegeta espontáneamente en el monte bajo y climas templados.
Partes utilizadas: La raíz y destilados de la resina.
Principios: Trementina y ciertos ácidos.
Usos: La raíz seca en decocción durante 20 minutos a dosis de 30 gramos por litro de agua es estimulante.
La trementina mezclada con aguarrás y en fricciones, calma los dolores del reuma.






**Referencias:

http://fichas.infojardin.com/arboles/pinus-pinaster-pino-resinero-pino-rodeno.htm
http://www.arbolesornamentales.com/Pinuspinaster.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Pinus_pinaster
http://www.arba-s.org/articulos/pinosibericos.htm

-
Selvicultura tomo 1. Fundación Conde del Valle de Salazar. Ediciones mundi-prensa.
http://www.asturnatura.com/
- Guía de la flora medicinal, de Baudilio Juscafresa.
- La guía de Incafo de los árboles y arbustos de la Península Ibérica.
- Árboles y arbustos. Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes.
- Los árboles. Roger Phillips.
- Guía das árbores de Galicia. Marisa Castro, Luis Freire e Antonio Prunell. Ed. Xerais.
- Anatomía e identificación de maderas de coníferas a nivel de especie. Varios autores. Coedición: Fundación Conde del Valle de Salazar y Ediciones Mundi-Prensa. 2002.