Encuadre Taxonómico
Nombres comunes
Introducción
Distribución
Estación
Suelo y Clima
Características de la madera
Repoblación
Selvicultura
Aspectos fitosanitarios
Otros Aspectos de Interés
Referencias


Encuadre Taxonómico:

Subreino: Tracheobionta

División: Magnoliophyta

Clase:Magnoliopsida

Subclase: Rosidae

Orden:Rosales

Familia:Rosaceae

Subfamilia: Prunoideae

Género:Prunus

Subgénero: P. subg. Cerasus

Sección: P. sect. Cerasus

Especie: P. avium



Nombres Comunes:

  • Castellano: adoña, albar, albaruco, carne de vaca, cerecera, cerecero, cerecino, cereixal, cereizal, ceresera, cereza, cereza ampollar, cereza blanca, cereza castellana, cereza de agua, cereza de corazón de cabrito, cereza de costal, cereza de Jaraguy, cereza de la piedra, cereza de Sierra Nevada, cereza encarnada, cereza garrafal, cerezal, cereza mollar, cereza negra, cereza pitorrera, cerezas, cerezas adoñas, cerezas corazón de cabrito (fruto), cerezas de costal (fruto), cerezas mollares (fruto), cerezas morrinas, cereza tardía, cerezo (11), cerezo borde, cerezo bravo, cerezo bravío, cerezo ciento en boca, cerezo común, cerezo de aves, cerezo de cerezas costaleras, cerezo de flor doble, cerezo de monte, cerezo durazno, cerezo garrafal, cerezo mollar, cerezo negro, cerezo salvaje, cerezo silvestre, cirasera, ciresera, creisal, gorronudas, guereciga, guindo, guindo garrafal, guindo morrino, guindo silvestre, guindo zorrero, maroviña, mollar, morriñas, morrino, picotas, seresero, sirera, zreisal, zreiza, zrisal, zrizal.
  • Altoaragonés: sirerera, siresera, sirisera, zerezera, zirasera, zirazera, ziresera.
  • Aragonés: cerecera, cerezal, cerezas, cerezo, cirasera, ciresera, sirera, sirerera, siresera, sirisera, siserera, zeresera, zerezera, zirasera, zirazera, zirera, ziresera, zirezera.
  • Bable: cereiceira, cereixal, cereixeira, cereixeiro, cereiza, cerexo, cereza, cereza chinchona, cereza de a onza, cereza de bocáu, cereza gallega, cereza gallera, cerezal, cereza montesa, cereza negra, cereza ronsoria, cerezo, cerezu, cireiza, cireizal, creixa, mourán, zereizal, zreisal, zreizal, zriza.
  • Catalán: cerecera, cereral, cirasera, cirer, cirera, cirera de guindas, cirera de San Celimen, cirera de Sant Celimen, cireral, cirer bord, cirer de sireras costaleras, cirer de sireras duras, cirerer, cirerer bord, cirerer bort, cirerer de bosc, cirerer de bosch, cireres , cireres de cirerer bord, cirer moll, cirerr, cirers, ciresera, cues de cirera, seresa, sirera, sirerera. Mallorquín : cascabellas, cireras, cireras dolsas, cirerer, cirereras d´en dols, cirereras de sarró, cirerer de sarró, cirer negri. Valenciano: cirasera, cirer, cirerer, seresa, sirer, sirera, sirer bort, sirerera.
  • Gallego: amboesa, cancereixo, carba, cerdeira, cerdeira ou cereixeira brava, cereira, cereixa, cereixa ambroesa, cereixa blanca, cereixa carballal, cereixal, cereixa loura, cereixa molar, cereixa negral, cereixa oubesenda, cereixeira, cereixeiro, cereixo, cerejeira, cerejeira-brava, cerexeida, cirdeira, fodrigueiro, garoubeira, mañizas, marouveira, marouviña, marouvinha, maroviña, mouras, mourelas, xireireira, xirereira, zereixeira.
  • Euskera: anpolai, basagereziondo, cherri-gereciya, gereizia, gereiz-ondoa, gerezi, gerezia, gereziondo, gerezi-ondo, gereziondoa, guerecia, guereciya, guerezi, kereiza, keriza, kerizaitz, kerizaitza, keriza-orpoa, kerizondo, kerizondoa, quereisa, xerri-ginga.[2



Introducción:


El cerezo es un árbol de hoja caduca, que puede medir hasta 20-25 m o más de altura. Presenta buena dominancia apical, presentando a menudo un tronco grueso, derecho y cilíndrico, bien definido, de corteza grisácea, casi lisa, que se resquebraja y ennegrece en los ejemplares añosos. La copa suele ser amplia, poco densa e irregular, con ramas ascendentes o casi horizontales. Las ramillas, de color pardo-rojizo, son lisas lampiñas, y a menudo se descortezan en laminas papiráceas. Las hojas (simples, algo ensanchadas en su mitad apical y el margen serrado) se reconocen fácilmente por su largo peciolo (2-5 cm) y porque en la unión de éste con la lámina lleva dos glandulitas rojizas; miden normalmente 8-15 cm y son algo rugosas y generalmente pelosas por el envés

Las flores son grandes, de 2-3 cm de diámetro y tienen 5 sépalos, 5 pétalos blancos, obovados, numerosos estambres y pistilo lampiño; se agrupan en hacecillos sentados, a la manera de umbelas en número de 2-6, rodeados en la base por una corona de brácteas, y llevan cabillos muy largos (2-5 cm); nacen al mismo tiempo que las nuevas hojas. Los frutos (las cerezas) son drupas globosas o con forma de corazón, de color rojo, hasta resultar casi negras, o por el contrario amarillo-crema o rosado.

La raíz principal es poco profunda y las laterales son extendidas. Es árbol poco longevo, alcanzando del orden de 100 a 120 años por lo general. El crecimiento es de medio a rápido, con rendimientos de 8 a 11 m3/ha/ año.

cereza.jpgflo.jpg


Distribución:


Por el hemisferio norte en zonas templadas, por gran parte de Europa salvo las zonas más al norte, también por Asia Menor y el norte de África.

cerez8.jpg

El cerezo silvestre se distribuye en España sobre todo por la mitad norte peninsular, siendo árbol frecuente en Galicia, especialmente en la mitad oriental de la región.

Estación:


Florece en primavera desde finales de marzo hasta mayo incluso hasta junio en los sitios mas fríos; madura las cerezas desde mayo hasta principios de julio.

Suelo y Clima:


Maderables:
Es árbol que precisa climas húmedos, con precipitaciones bien repartidas a lo largo del año, no tolerando una excesiva sequedad ambiental ni fuerte insolación. Soporta fríos invernales intensos, pero es sensible a heladas tardías, lo que limita la altitud máxima en la que puede vegetar a 1100 - 1200 m, que alcanza si se sitúa en valles abrigados. Es muy sensible a la sequía estival y puede sufrir daños en la corteza por exposición a fuertes insolaciones. Es especialmente sensible a plagas y enfermedades, como chancros, pudriciones de corazón del tronco, virus o pulgones.


Es especie bastante exigente en suelos, requiriéndolos profundos y frescos. Vive sobre suelos silíceos o calizos, pero deben ser sustratos bastante fértiles en general y no tolera los excesivamente ácidos ni encharcados. Su buen crecimiento en suelos moderadamente ácidos es una ventaja importante, en las condiciones gallegas, respecto de otras especies de madera como el fresno o el nogal, amantes de suelos neutros. Es sin embargo especie exigente que necesita adecuada fertilidad para producir madera de calidad.

Su temperamento puede considerarse como de media luz, ya que soporta cierta cobertura en la primera edad, lo que incluso le beneficia en climas secos, aunque precisa ser liberado a los pocos años para crecer vigorosamente.

Entre los factores edafológicos limitantes se encuentra la abundancia de suelos pesados y calizos con pH elevado, que ocasionan problemas de clorosis y asfixia radicular.


Frutales:
En este caso, su altitud está limitada a aproximadamente 500 m sobre el nivel del mar, debido a las heladas.

Es uno de los frutales más resistentes a las bajas temperaturas invernales. Las yemas florales durmientes mueren con temperaturas entre -22 y -35ºC. Las flores son dañadas con temperaturas de -2ºC. Requiere muchas horas-frío para la floración (900-1.800), de forma que florece muy tarde, escapando a las heladas primaverales a las que es sensible. Presenta escasas necesidades de unidades de calor para el desarrollo del fruto, que es muy rápido (100 días desde la floración a la recolección), lo que le permite ser el primero en el mercado.

Es el único fruto de hueso no climatérico, por lo que si se recolecta con antelación, no madura fuera del árbol.

Prefiere inviernos largos y fríos y veranos cortos y calurosos pero de noches frescas y primaveras templadas, pues a partir de la floración y del cuajado del fruto un cambio brusco de temperatura puede comprometer la cosecha. La exposición de las yemas a las altas temperaturas o a la radiación directa del sol durante la inducción floral tiene como resultado la formación de pistilos dobles. Si ambos pistilos de flores afectadas son polinizadas y los óvulos son fertilizados, los ovarios con semillas se funden a lo largo de las suturas ventrales y se hacen dobles. Algunos cultivares son más propensos a la duplicación que otros. El riego por aspersión cuando la temperatura pasa de los 30ºC ha reducido el problema. Cuando las precipitaciones toman valores próximos a 1.200 mm/año es posible su cultivo sin llevar a cabo riegos, aunque el empleo de distintos patrones modifica los requerimientos hídricos, pudiendo cultivarse tanto en secano como en regadío.También hay que tener en cuenta los factores climáticos que afectan a las abejas para que se lleve a cabo una correcta polinización.



Los cerezos francos prefieren suelos ricos y profundos. Si el suelo es arenoso y de escasa profundidad es más apropiado el patrón Santa Lucía y en suelos pesados el guindo.



Características de la madera:


La madera es excepcional, de albura amarillenta y duramen (cerna) rojizo o marrón rosado, ocasionalmente con manchas verdosas, oscureciéndose con el tiempo hasta tomar un color rojizo caoba. Es algo pesada (640 kg/m3 una vez secada al aire), resistente y relativamente dura. Tiene un veteado muy fino que coincide con el poro del color pardo oscuro. Su grano es fino y la fibra es recta. Se sierra fácilmente y da un excelente acabado. Se puede curvar, encolar, clavar y atornillar sin dificultad. Se seca rápido, aunque presenta fuertes contracciones y tiende a torcerse. Tratándola con agua rica en calcio se torna de color rojo vivo. No resiste la intemperie, los cambios de humedad ni los ataques de hongos o insectos. Puede ser trabajada tanto manualmente como a máquina. Vaporizada mejora sus cualidades.


cerezo.jpg



Repoblación:


Aparece casi siempre como especie acompañante en robledales o hayedos, en los que se debe favorecer. En claros o montes degradados de frondosas se puede introducir como plantación de enriquecimiento.

La regeneración del cerezo silvestre es buena por semilla, con frecuencia con la colaboración de aves frugívoras, que diseminan los frutos, fructificando a partir de los 10 años y dando cosechas anuales. Además brota bien de cepa y frecuentemente de raíz, siendo esto último lo que explica su aparición en los montes como golpes de algunos árboles próximos entre sí.





Selvicultura:


Para producción de madera:

La densidad de plantación debe ser al menos 1100 pies/ha (marco 3x3) y si se trata de una mezcla con otras especies como roble, castaño, fresno o arce es aconsejable una densidad de 400 a 500 pies/ha de cerezo. En plantaciones de terrenos rasos puede usarse planta de una o dos savias, de unos 50 a 70 cm, que deben protegerse ya que son muy apetecidas por la fauna silvestre (por ejemplo, el corzo).

No deben realizarse plantaciones monoespecíficas extensas por ser una especie vulnerable a muchas enfermedades. No conocemos ninguna plantación que no haya sido atacada por pulgón los primeros años. Es posible mezclarlo con coníferas (dado su rápido crecimiento inicial) o con otras frondosas, debiendo preferirse las que tengan una similar pauta de desarrollo.
A menudo el cerezo se planta en montes de otras especies con escaso valor comercial. En esas repoblaciones de enriquecimiento se usa planta de dos o tres años de 60 a 120 cm.

El principal inconveniente es la ausencia en España de material seleccionado, lo que puede animar a los propietarios forestales a probar los excelentes clones franceses productores de madera (aunque la experiencia de uso en el norte de España es casi inexistente). Algunos viveros gallegos ofrecen esas plantas.

Desde hace relativamente pocos años se practica un tipo de selvicultura intensiva dirigida a obtener madera de frondosas nobles con altos rendimientos, derivados de la plantación de clones seleccionados (cerezo y nogal principalmente), junto con un tratamiento cultural intensivo (fertilización, riego, cerramientos, podas, etc.). Mediante estas técnicas se pretende aprovechar terrenos agrícolas más o menos marginales y ofrecer al mercado maderas que por su valor y características constituyen una alternativa a las maderas tropicales, cada vez más escasas y caras.

El porte forestal del cerezo es excelente, mucho mejor que el de otras frondosas, tiene ramificación verticilada y buena dominancia apical. Sin embargo son necesarias también tallas de formación cada dos o tres años para suprimir ramas que enderezan o que muestran excesivo desarrollo.

Presenta una mala poda natural, puesto que conserva las ramas muertas durante bastante tiempo, lo que origina nudos muertos y deprecia considerablemente la madera. Su poda se iniciará cuando los árboles tengan 6 m de altura podando 2 m. El cerezo soporta sin ningún riesgo podas algo más fuertes que el resto de las especies y puede podarse hasta el 50% de su altura. Debe tenerse presente que las ramas bajas de los cerezos muy vigorosos ganan diámetro con gran rapidez, alcanzando en pocos años valores demasiado elevados, lo que hace recomendable podarlas a tiempo o incluso mantener un sotobosque de otras especies que proporcionen algo de sombra al tronco.

En los bosquetes plantados puros se deben realizar clareos para eliminar árboles lobo que ejercen gran competencia sobre los mejores pies. A los 20 - 30 años, cuando los árboles alcanzan unos 10 m de altura, se realizará una selección de 100 - 150 pies/ha como de porvenir. Es una especie de crecimiento rápido que precisa claras fuertes e intensas, a las que responde perfectamente, aumentando el tamaño de las copas y creciendo en diámetro. A partir de los 40 años la respuesta a las claras es lenta.
En montes mixtos, donde el cerezo aparece de forma natural como especie acompañante (generalmente robledales o hayedos), siempre será importante económicamente favorecer en las claras a los pies de cerezo, que se cortan antes que la especie principal, dando madera excelente.
La rotación de las claras será de 5 a 6 años y perseguirán un fuste limpio de unos 8 - 10 m con copa equilibrada y desarrollada, para lo que se requieren claras vigorosas. Los turnos son de 40 a 60 años, ya que con edades mayores es frecuentemente atacado por pudriciones.

cerezo2.jpg

Aspectos fitosanitarios:




Otros Aspectos de Interés:


Su interés forestal radica en el valor paisajístico, derivado sobre todo de su floración y de la coloración otoñal de las hojas, de su valor natural por servir de alimento para la fauna silvestre y por la posibilidad de producir madera de excelente calidad.

Históricos:


Usos y Costumbres


- Puede considerarse como muy valiosa, decorativa y apreciada en ebanistería de lujo, para placas galvánicas, construcciones interiores, tornería, maquetería, talla, etc. Se emplea también para la obtención de chapa, destinada a la fabricación de muebles y revestimientos murales.
- Su madera es pesada, dura, muy estimada en tornería, ebanistería, para la fabricación de muebles, instrumentos y chapas.
- De sus frutos se obtiene el conocido licor "Kirsch". Cultivado como árbol frutal y en ocasiones con fines ornamentales.
- Usos terapeuticos: Bronquitis, diarrea, diurético, carminativo, sedante, antianémico, trastornos hepáticos, integrante de las tisanas adelgazantes.
- Otros usos y propiedades: Las cerezas maduras se emplean para mejorar el sabor de jarabes y otros remedios. Se utiliza en la industria alimentaria para la conservación de los pepinillos. La madera de cerezo es dura y apreciada en grabado y ebanistería.


Arboles singulares



Referencias


http://usuarios.lycos.es/noceu/cerezo.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Carne_de_vaca

http://articulos.infojardin.com/Frutales/fichas/cerezos-cultivo-cerezo.htm

http://www.agrobyte.com