Encuadre Taxonomico

Nombres comunes

Introducción

Distribucion

Ecologia

Suelo

Características de la madera

Repoblación

Selvicultura

Aspectos fitosanitarios


Otros Aspectos de Interés


Referencias




Encuadre_Taxonómico:

Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Hamamelidae
Orden: Fagales
Familia: Fagaceae
Género: Quercus
Especie: Quercus pyrenaica (Willd.)

Quercus_pyrenaica-hoja.jpg






Nombres Comunes: roble_melojo.jpgCastellano: Rebollo, Melojo, Marojo, Roble negro. Gallego: Rebolo, Carballo negro, Cerquiño. Inglés: Sessile Oak. Portugués: Carvalho, carvalho pardo das beiras.
Euskera: Rebolo negral, tartia.
Catalán: Roure reboll.

Introducción:

Descripción
Árbol caducifolio de hojas marcescentes de hasta 25 m, de copa amplia, a veces reducido a arbusto estolonífero; corteza grisaceo-parduzca, gruesa y agrietada. Tronco muchas veces tortuoso. Ramillas jóvenes pardas, luego grisáceas, con tomento de pelos estrellados persistentes; yemas 4-9 mm, densamente tomentosas. Hojas pinnatífidas o pinnatipartidas, raramente solo lobadas; las adultas verde-oscuras, mate y glabrescentes por el haz, densamente tomentosas, con pelos estrellados de radios largos en el envés; nervios secundarios sinuosos. Flores unisexuales; las masculinas en amentos laxos, colgantes, con perianto de lóbulos hirsutos y estambres exertos; las femeninas con estilos en el interior de un involucro de numerosas escamas (cúpula), en grupos raciformes de 1 a 4, sentadas o cortamente pedunculadas. Fruto aquenio (bellota), pardo con pedúnculo de hasta 4 cm en la madurez, cubierto en su parte basal por una cúpula de escamas imbricadas, ceniciento-pilosas, las inferiores ovadas y las superiores linear-triangulares y más o menos libres. 2n= 24.


Agallas_quercus_pyrenaica.jpg



Biología

Fanerófito. Presenta un sistema radical muy potente con numerosas raíces horizontales, superficiales, copiosamente estoloníferas, que dan lugar a la formación de matas periféricas tapizantes. Florece en abril y mayo; las bellotas maduran en noviembre y diciembre del mismo año. Éstas necesitan pocos tratamientos para su siembra y se realiza en otoño con semilla recién recolectada o en primavera, conservada durante el invierno en seco a temperatura ambiente. Las bellotas van perdiendo viabilidad cuando se conservan en seco por largos periodo de tiempo, las condiciones óptimas para su conservación son: temperatura de 0º a 2ºC, humedad relativa elevada (90%) y buena aireación. El estaquillado es difícil, pero en el caso de Quercus pyrenaica por tener las raíces pivotantes, se pueden tomar esquejes de raíz con tallos y raíces, pues producen muchos chupones. El método de propagación mediante injerto tiene un éxito moderado en esta especie, practicándose en invernadero.

Distribución:


Vive en el contorno del mediterráneo occidental. Por el norte llega a las zonas occidentales de Francia, mientras que hacia el sur solo existe en el noroeste de África, norte de Marruecos, alcanzando su frontera meridional en el macizo del Rif. En la Península Ibérica es más o menos frecuente en todas las regiones interiores, especialmente en las montañas del centro y cuadrante noroccidental, principalmente en las faldas de las montañas silíceas, entre los 400 y los 1600 metros de altitud y algo más en Andalucía, (2100 metros en Sierra Nevada), ya que aguanta mejor un clima más continental y con inviernos más fríos que los otros robles. Falta en Baleares y en el sureste es muy escaso por ser los terrenos calizos y el clima seco, aunque se extiende hasta las provincias de Cádiz, Málaga y Granada en el sur, y alcanza la Sierra de Prades en Tarragona, por el este. Empiezan los melojares en altura donde acaban los encinares y alcornocales, y suelen entrar en contacto con los pinares, por lo que se han destruido algunos para favorecer a los pinos. Hay que resaltar la presencia, aunque pueda parecer extraña, de pies aislados o rodales cercanos a las costas cantábrica y gallega, donde el melojo se mezcla con el carballo formando bosques mixtos a lo largo de la costa francesa, llegando casi hasta Bretaña, aunque en areas peninsulares atlánticas se muestran mucho más competitivos el carballo y el roble albar.
Cataluña
En Tarragona Quercus pyrenaica hace acto de presencia en la mencionada Sierra de Prades.
Castilla y León
En León abunda en la Cordillera Cantábrica y en el Páramo. En Zamora en La Sanabria y La Carballeda. En Salamanca en la penillanura del NW, en la Peña de Francia, en las sierras de Gata y Béjar. En Ávila en la Sierra de Gredos (Candeleda, Arenas de San Pedro, Poyales del Hoyo), y en las sierras de Villafranca y en La Serrota en los cursos altos de los ríos Corneja y Adaja. En Segovia en zonas aledañas a Riaza y Sepúlveda. En Burgos por las sierras de Oca y de la Demanda. En Soria en Vinuesa y en el Moncayo.
Extremadura
En Cáceres, habíta en los valles del Tiétar, La Vera (Garganta la Olla, Guijo de Santa Bárbara, Cuacos de Yuste, Villanueva de la Vera, Losar de la Vera, etc), Alagón y Jerte. En las laderas de Villuercas (Pozo de la Nieve), incluso en la Sierra de Guadalupe.
Madrid
En Madrid en Montejo de la Sierra y la Peña de Cadalso.
Comunidad Valenciana
En Valencia en Peñagolosa.
Castilla-La Mancha
En Toledo, en la Sierra de San Vicente (Navamorcuende, Hinojosa de San Vicente, El Real de San Vicente), acompañado de abundantísimos castaños, así como en los Montes de Toledo (Navas de Estena, Rocigalgo, sierra de la Majana).
Melojar de la Sierra de San Vicente
Si tomamos la carretera que sube desde Navamorcuende hasta lo más alto de la sierra nos encontraremos un melojar de gran extensión. Aunque por su altitud la sierra se encuadra dentro del dominio potencial del roble melojo, en determinadas zonas, pero sobre todo en la vertiente este, nos encontraremos multitud de castaños, algunos de más de 600 años, y con troncos que superan los 2 m de diámetro. Dentro de este melojar existen árboles cuyos diámetros de tronco miden de 15 a 20 cm, acompañados de unos pocos ejemplares dispersos con troncos muy desarrollados. En el paraje denominado El Piélago, se encuentran junto a la carretera varios de estos ejemplares de 1,50-1,70 cm de diámetro, y en la espesura, se han medido otros que rozan los 2 metros. Algunos de estos árboles singulares poseen ramas que en proporción resultan muy pequeñas, debido a que han sido podadas repetidas veces. Tras un reconocimiento amplio del terreno nos podremos percatar de la presencia de alguna encina, quejigos, majuelos y fresnos.
Andalucía
En Sierra Morena y en Sierra Nevada. Los bosques de melojos más meridionales en la Península Ibérica se sitúan en el Parque Natural de los Alcornocales en la provincia de Cádiz, en la Sierra del Aljibe y en la Sierra de Ojén.


distribuición.jpg

Ecología:


Está presente en climas de tendencia mediterránea y/o continental. Resiste cierta sequía estival, precisando un total de 600 mm de precipitación anual para su desarrollo. Se adapta a climas muy continentales, alcanzando en Galicia los 1300 - 1500 m de altitud.

Necesita un ombroclima húmedo, situándose en localidades con una media de precipitación de 600 mm, de los cuales más de 160 mm han de producirse en el periodo vegetativo (en verano) o como mínimo obtenerlo por condiciones microclimáticas especiales en fondos de barrancos o laderas frescas de los valles.
Requiere suelos ácidos y descalcificados, profundos, ricos en materia orgánica humificados y bien estructurados en sus horizontes. Vive en altitudes superiores a 600 m, llegando hasta los 2000 m en Sierra Nevada y en el N de Marruecos, aunque algunos autores señalan que es especie de llanura en Francia, y en el N ,de España baja hasta los 400 m.


----

Suelo

El melojo crece formando bosques extensos especialmente en suelos silíceos(cuarcitas, areniscas, pizarras, micacitas, neises, granitos, arenas, conglomerados,…), más raramente calizos, en zonas subatánticas o continentales, ocupando el espacio de los encinares altitudinalmente, entre los 400 y 1600m de altitud. Los suelos en los que se desarrollan suelen tener un ph ácido entre 3,5 y 5,5; además son suelos pobres en nitrógeno.




Características de la madera:

La madera es de similares características mecánicas a la de los otros robles autóctonos, pero considerada de calidad algo peor por ser más inestable y propensa a sufrir deformaciones y grietas durante el secado, que es bastante lento. Difícilmente se alcanzan buenas dimensiones de madera sin pudriciones. La albura es poco durable y el duramen resiste el ataque de hongos de pudrición e insectos, a excepción de las termitas.

quercus_pyrenaica_tronco.jpg





Repoblación:

Brota bien de semilla, bien de cepa y emite brotes de raíz muy abundantes, que originan regenerado de chirpiales de altísimas densidades. Fructifica de manera similar a los robles del país, con fríos intensos e incluso heladas tardías, debido a que brota ya bien entrada la primavera y a que tiene un corto ciclo vegetativo.
Su sistema radical es potente y pivotante, lo que le proporciona una gran resistencia mecánica a vientos, emitiendo además gran cantidad de raíces superficiales enmarañadas, capaces de producir numerosos brotes como respuesta a la corta o el fuego. Menos longeva que otros robles autóctonos, puede vivir hasta los 500 - 600 años de edad. Su crecimiento es lento, con rendimientos del orden de 1 - 2 m3/ha año.






Selvicultura:

Las variaciones estacionales de los lugares donde aparece la especie, así como las características socioeconómicas, reflejadas en los tratamientos sobre las masas y la estructura de la propiedad, hacen que las manifestaciones del rebollar sean muy diversas, desde montes altos de espesura completa y gruesos fustes a formaciones de porte subarbustivo, con numerosos y raquíticos brotes de raíz. La gama de espesuras es también muy alta.
En Galicia es frecuente que el rebollo aparezca en mezcla con el roble carballo, en zonas con clima atlántico de influencia continental o mediterránea. En ese caso el tratamiento general corresponderá al expuesto para los robles. Los rebollos podrán respetarse siempre que su porte forestal sea adecuado, lo que sucede a menudo en este tipo de montes.
Los rebollares puros, frecuentes en áreas de montaña del sur de Lugo y de Ourense, tienen pocas posibilidades de cara a la producción de madera. Otros aprovechamientos y valores, como el protector, paisajístico, cinegético o pastoral, pueden ser en este caso los principales.
Es precisamente de la actividad de pastoreo extensivo de la que derivan la mayoría de los incendios que periódicamente asolan los rebollares. Debe indicarse al respecto que existen otras técnicas para asegurar la transitabilidad y la producción de pasto, sin necesidad de acudir al fuego que degrada el monte por erosión y elimina el arbolado. En un rebollar tratado convenientemente siempre será posible un aprovechamiento silvopastoral.
En montes de rebrotes pueden mantenerse las cortas en monte bajo si interesa la producción de leñas. En caso de degradación importante o de interés principal silvopascícola pueden realizarse cortas selectivas de clareo en los rebrotes para favorecer la existencia de pasto (aprovechamiento ganadero o cinegético) o efectuar plantaciones de enriquecimiento con especies de mayor interés comercial. En este último caso se suelen utilizar coníferas (pino pinaster y silvestre), aunque la sustitución sistemática y en grandes masas no nos parece conveniente, pudiendo usar además frondosas en las mejores estaciones.

El castaño es la especie que más se ha empleado tradicionalmente en el medio rural gallego para plantar en áreas de reboleiras, creándose así los típicos soutos de producción de fruto de las montañas orientales. Puede usarse también el roble americano y, en zonas especialmente buenas, cerezos o nogales.


pag103.jpg
Monte bajo de rebollo que necesita resalveo.(Sierra de Béjar, Salamanca).

Los tratamientos de rebollo en monte bajo para leñas fijan un turno de 20 a 25 años, pudiéndose dejar una reserva de unos 200 pies/ha para apearlos a los 40 años. La reserva escalonada de pies, cada vez que se efectúa una corta de monte bajo, da lugar a montes medios, que por no estar prácticamente representados en el Noroeste de España serán obviados en este trabajo.

Ambos métodos de monte bajo y monte medio pueden tener cierto interés en algunas zonas, pero están en desuso por el bajo consumo de leñas, que parece reactivarse en los últimos años por la vuelta de las "chimeneas francesas".
La evolución natural del rebollar (propagación por brotes de raíz) y la evolución posterior al incendio nos conduce en la mayoría de los casos a masas de gran densidad con pies altos y delgados. En estas circunstancias la copa está poco desarrollada, es estrecha y limitada a la parte superior del árbol. En consecuencia se produce un estancamiento de la masa y las guías se secan con frecuencia. En estas condiciones una acelerada puesta en luz aumenta el riesgo de descopes, al combar el árbol con la nieve, en invierno, o con el peso de la masa foliar derivada de la puesta en luz.
Es frecuente que al iniciar las operaciones de clareos nos encontremos con densidades del orden de 20000 a 30000 pies/ha o más, que después de sucesivos clareos, con extracciones del 50%, llevamos a densidades de 2000 a 2500 pies/ha.
Con estas intensidades de corta se controla bastante bien la aparición de brotes chupones, a los que tiene gran tendencia el rebollo tras la puesta en luz.
Las claras afectarán a los pies deformes, torcidos y puntisecos, y a árboles lobo; serán mixtas y se debe prevenir la aparición de un subpiso inferior de rebrotes, favoreciendo el pastoreo posterior a la corta y actuando preferiblemente en agosto-septiembre, para que el rebrote inducido se hiele en invierno.
Muchas zonas de rebollar presentan cada vez mayor importancia cinegética de caza mayor, y es muy recomendable reducir las fuertes espesuras de las masas para favorecer la transitabilidad y la existencia de pasto.
Las escasas plantaciones de esta especie suelen realizarlas los Servicios de Medio Ambiente y tienen un objetivo protector o restaurador. Se pueden realizar con unas densidades de 2000 pies/ha (2 x 2,5 m), con planta de una o dos savias, preferentemente en envase, o bien mediante siembra de bellota en casillas. Se pueden plantear repoblaciones mixtas, pie a pie, con coníferas, como pino silvestre o laricio, en proporción de frondosa-conífera tres a uno.






Aspectos fitosanitarios:






Otros Aspectos de Interés:


El árbol menos pirenaico: El calificativo científico de pyrenaica (pirenaico, del Pirineo) no da idea de su verdadera distribución geográfica, de hecho está ausente del Pirineo, salvo en Navarra, en las tierras a occidente de Valcarlos, dónde prolonga su a´rea por el suroeste de Francia.

Usos y costumbres: Se utilizó mucho para curtir por su abundancia en taninos; son muy conocidos sus agallas o cecidios, lugar que utilizan algunos insectos para colocar sus huevo, defendiendose el árbol de este ataque generando esta agalla, que pueden ser de varias formas: redondeadas con picos, redondeada lisa, esponjosa, etc. Antes se utilizaban por los niños para jugar a las canicas (bolas).

Los usos son similares a los citados para la madera de los otros robles autóctonos, se emplea en duelas de barril y para apeas y traviesas de ferrocarril. Los fustes suelen ser cortos, irregulares y nudosos (aunque con buenas prácticas selvícolas pueden tomar buenas formas y dimensiones), por lo que es difícil obtener piezas de escuadrías y calidad apta para la construcción, siendo una madera poco apreciada en este ámbito. La leña y carbón vegetal son de buena calidad, siendo éstos sus empleos principales tradicionales.
Las bellotas les sirven al ganado para alimentarse en otoño e invierno, aunque son mejores las de otras especies de hoja perenne, sobre todo encina; y en primavera ramonean los brotes tiernos, tanto en el árbol como de los brotes de raíz, lo que ayuda a desbrozar el terreno y mantenerlo adehesado con excelentes pastizales.
Los melojares son un buen entorno donde practicar el senderismo, el excursionismo y la caza, la fortaleza de su sistema radical permite la formación y conservación de un suelo óptimo que regula el régimen hidrológico.






Referencias

es.wikipedia.org/wiki/Quercus_pyrenaica

fichas.infojardin.com/arboles/quercus-pyrenaica-rebollo-melojo-roble-melojo.htm

www.gorosti.org/docs/gorosti1601.pdf

http://www.agrobyte.com/agrobyte/publicaciones/frondosas/cap6_9.html


http://commons.wikimedia.org/wiki/Quercus_pyrenaica